La fiebre no está en la sábana

Editorial
Typography

Al escuchar la intervención del presidente Juan Manuel Santos en la instalación de la Semana de la Seguridad Ciudadana 2017, periodísticamente no sabemos si nuestro mandatario está en la nebulosa o Juan Manuel Santos está en el preludio de lo que sería la extensión del Gobierno de Nicolás Maduro en Colombia. Para nuestro mandatario, la percepción de inseguridad en las regiones de Colombia es responsabilidad de los medios de comunicación porque publican las noticias y a juicio del presidente, “lo que más le interesa a la gente es ver los atracos que se suceden en las ciudades”.
Creemos que más allá de responsabilizar a los medios de comunicación de los problemas de inseguridad en las calles de Colombia, el presidente debe pedir las estadísticas a las Policía y demás organismos de seguridad, relacionadas con los atracos a mano armada y los raponazos que se convierten en pan nuestro de cada día.
La situación de los múltiples atracos que se presentan en nuestras poblaciones guajiras, y en todo el país, es crítica así el mandatario de los colombianos se enfade y así los periódicos, las emisoras y los noticieros de televisión abran con la noticia.
No es porque los periodistas están magnificando la información, sino que entre la percepción de inseguridad y la realidad de los hechos, existe una realidad que es la que vivimos cada día los ciudadanos en donde los periodistas no somos ajenos en ser víctima de los atracos, incluidos hasta los alcaldes de La Guajira.
Analizando la problemática nacional de los atracos y focalizando la situación en La Guajira, los periodistas de Diario del Norte advertimos en meses anteriores de la situación de inseguridad en el municipio de Uribia, situación que las autoridades nos trataron de desmentir. Allí lamentablemente se presentaron asesinatos de varias personas en diferentes hechos y en donde las autoridades de Uribia tomaron los correctivos, tarde, pero bueno algo hicieron.
Recientemente la situación se ha presentado entres las jurisdicciones de Albania y el municipio de Maicao en donde ni el alcalde José Carlos Molina se salvó del intento de atraco igual que Pablo Parra, quien también ha visto los intentos de asaltos en su contra. Allí hemos advertido la situación entre Albania y Maicao que ha ocasionado la muerte de varias personas de manos de los asaltantes o atracadores.
Hoy la situación de inseguridad está entre los municipios de Albania y Maicao, mañana no sabemos si no existe el control. En ese tramos vial los intentos de atraco no han exonerado a varios alcaldes de La Guajira, quienes con sus escoltas les ha tocado ahuyentar a los delincuentes y así los uniformados aún manifiestan que no está pasando nada. Pero bueno que se puede esperar si el propio presidente busca la fiebre en la sábana.