Mujer guajira: opción de cambio

Editorial
Typography

Pareciera que al Gobierno nacional le ha generado confianza trabajar con las mujeres guajiras. Eso se puede deducir porque los últimos encargos que ha hecho la Presidencia de la República han sido Isseth Tatiana Barros Brito, en la Alcaldía de Riohacha, y Tania Buitrago, en la Gobernación de La Guajira.
Parece que los mandatarios hombres le generan mucho sosiego al Gobierno nacional, mientras que con las mujeres pareciera que se sintieran más confiados, debido a que ellas son más trabajadoras, más cuidadosas e incapaces de participar en actos de corrupción.
No es un matriarcado gubernamental, lo que pasa es que donde hay mujeres que gobierne existe más pulcritud tanto en su administración así como en el resultado. Y si de cuidar la plata se refiere, la mujer guajira tiene una firmeza al guardar celosamente lo ajeno.
Hoy tenemos al frente de los dos cargos más importantes del Departamento a dos mujeres, tanto en la Gobernación como en la Alcaldía de la capital del Departamento, féminas que llegaron ante las dificultades judiciales que presentan Wilmer González Brito y Fabio Velásquez Rivadeneira.
En medio del nivel de confianza que se le ha dado a la mujer guajira para que dirija la Gobernación y la Alcaldía y para que administre los recursos del Estado, puede existir algún obstáculo frente al machismo reinante en nuestra cultura en medio de un matriarcado político–administrativo.
Pero al final, ellas son las designadas que les generan confianza al Gobierno nacional y a algunos guajiros que creen que la mujer es la que mejor administra los recursos. Este ensayo que ha hecho el Gobierno central puede ser una salida política para la elección de los futuros gobernantes, en donde las mujeres se pueden convertir en la opción política de este Departamento, porque la credibilidad de los políticos hombres se encuentra por el suelo, desfilando en las cárceles de nuestro país, producto de la corrupción.
Insistimos: la mujer guajira se ha convertido en la opción política para las próximas elecciones, por eso desde ya, las damas que se sienten con capacidad y derecho para administrar los destinos de la Gobernación y las alcaldías, que se preparen para que los guajiros vayamos conociendo sus nombres y capacidad.
Esperemos los buenos resultados del binomio administrativo de las T, Tania y Tatiana, en su paso de manera temporal por la Gobernación y Alcaldía de Riohacha, para que le dé solidez a la posición editorialista que dependiendo sus resultados así serán las futuras candidaturas, porque muchos guajiros están en la misma tónica que la Presidencia de la República: no le quieren dar la responsabilidad a hombres, debido a los resultados nefastos que han generado con el foco de corrupción.