La perpetua pesadumbre guajira

“¡Yo no me la dejo montar de nadie!”, grita a voz en cuello un hijo de…