Al oído de los candidatos

Este año Colombia tiene las elecciones para elegir a los representantes al Congreso de la República y al nuevo presidente. En La Guajira se espera escoger dos representantes a la Cámara por circunscripción departamental. Tenemos igualmente aspirantes a la Cámara de Representante por las circunscripciones especiales de las negritudes y de las transitorias de Paz o representantes de las víctimas.

Es decir, en el mejor de los escenarios La Guajira pudiera tener 4 representantes a la Cámara así: Dos por la circunscripción departamental, uno por las negritudes y el otro por las víctimas. Sabemos que el Departamento en esta ocasión lleva candidatos al Senado de la República, quienes lucharán para conseguir el objetivo en sus respectivos partidos.

Lo primero que tiene que tener claro un candidato es su vocación de servicio. La segunda claridad es que cuando sea elegido, saber que no se representa así mismo, sino a una comunidad que lo eligió mediante el voto popular para que sea su vocero y defienda sus intereses. Después de elegido no debería estar asumiendo posiciones que afecte de alguna manera al Departamento, así sea por presión de su bancada partidista, porque primero están los intereses del pueblo que lo eligió como su representante. 

Los procesos electorales son desde luego unas circunstancias inciertas de pérdidas o ganancias, no se tiene la certeza de la victoria y menos aún cuando las campañas se manejan de manera improvisada, dependiendo solo del carisma o simpatía del candidato o candidata. Así ocurre en nuestro Departamento y en ocasiones se arma una estructura administrativa con gerente y tesorero de la campaña, que lo único de la elección que conocen es el calendario electoral.

Deben tener claridad, que la primera elección de este siglo XXI para Congreso y Presidencia fue en el año 2002; donde se eligió como presidente al Dr. Álvaro Uribe Vélez. Han trascurrido veinte años desde aquella elección y hoy tenemos registrados en el censo electoral en el país 38.909.749, personas aptas para votar. En nuestro Departamento tenemos 649.818 personas y de ellos 315.473, somos hombres y 334.345 mujeres. De las 649.818 personas, 307.195, oscilan entre 20 y 39 años. Los candidatos tendrán que convencer con sus propuestas a una generación que busca un cambio en el país.

Las elecciones al Congreso serán el día domingo 13 de marzo de 2022, imagino que los candidatos estarán en una carrera contra el tiempo. Las campañas que estén mejor organizadas en este corto tiempo, que sepan llevar el mensaje adecuado al elector y organizarse para la última semana de la elección, aumentará las probabilidades del éxito. Quienes insistan en realizar sus campañas de la manera tradicional, como si el mundo se hubiese detenido, estarán condenadas al fracaso.

La Guajira necesita elegir a personas que respondan a los anhelos de la población, que se conviertan en los verdaderos voceros y representantesen el Congreso de los problemas históricos de este Departamento sufrido. La generación de guajiros que está en la franja de los 20 a los 39 años y los mayores de 40 que históricamente no han acudido a votar, porque no se han sentido representados por los candidatos, deben ser uno de los objetivos de las campañas.

Normalmente la abstención en el Departamento en elecciones del Congreso está por encima del 50%. En las pasadas elecciones fue de 50.78%, a la Cámara, de 580.423 personas que podían votar, solo lo hicieron 285.685; porque al Senado, la abstención fue del 51.62%. Sin contar los votos nulos y no marcados que estuvieron por encima de las cuarenta mil personas; votos, que pesan muchísimo para definir una elección.

Esas cifras nos dejan varias de muchas lecciones. Las primeras de ellas, es lo que ya dijimos, que más del 50% de los ciudadanos no se sienten representados por ningunos de los candidatos; que no creen en los partidos; el tema de la corrupción etc. Los votos nulos y no marcados, es la falta de una buena pedagogía de las campañas a sus electores.

Campañas y candidatos, Colombia está viviendo un momento histórico que si ustedes no lo saben interpretar, los resultados no serán los más favorables.