Isagen reitera que sí se cumplió el proceso de consulta previa en el montaje de Guajira I

Mientras las comunidades de Malee, Woupase y Maluy, solicitan al presidente Iván Duque Márquez, que no inaugure este viernes el proyecto eólico Guajira 1, argumentando que para su construcción se invadió y profanó su territorio, por parte de la empresa Isagen esta advirtió que se cumplieron con todos los compromisos pactados con las familias, entre ellos el de la consulta previa.

En la comunicación, firmada por la autoridad tradicional Denys Velásquez Uriana, reitera que Isagen invadió el territorio ancestral, profanó los sitios sagrados, además que amenaza con enfrentamientos y derramamiento de sangre entre las familias si persisten en reclamar sus derechos.

Además, le pidieron al mandatario que ordene al Ministerio del Interior, se revise el proceso de consulta previa adelantando en el marco del proyecto del parque eólico Guajira l.

Expresaron también que “el panorama del territorio donde se va a  inaugurar el  parque eólico, es desolador y de total abandono, el cumplimiento de la consulta previa libre e informada como derecho fundamental de los pueblos indígenas, solo es un sofisma distractor o bien sea de engaño y manipulación; engaño y manipulación que ha traído graves consecuencias para nosotros los wayuú, quienes por nuestro alto grado de vulnerabilidad somos presas fáciles de las empresas extractivistas que ingresan a nuestros territorios con protocolos falsos de compensaciones que solo reponen a medias algunos daños materiales y morales pero que no pagan la totalidad de los daños ambientales, culturales, de la vida en relación y menos lo otro, es decir el uso del suelo, servidumbre, participación en beneficios, bonos de carbón; cuyas supuestas compensaciones son los detonantes para matarnos entre nosotros que solo nos deja lagunas de sangre, desplazamientos de nuestros entornos ancestrales y cuyos sucesos son calificados por los entes territoriales encargados constitucionalmente de velar por la seguridad e integridad del pueblo, como riñas y problemas internos entre las comunidades indígenas, solo para justificar su omisión y el abandono en que nos mantienen”.

La empresa

Consultada sobre la situación por este medio de información, la empresa Isagen explicó que según el área de influencia del Proyecto, la Autoridad Nacional de Consulta Previa certificó la presencia de tres comunidades indígenas: Mushalerrain, Taruásaru y Lanshalía, con quienes se realizó la Consulta Previa, en cumplimiento de la OIT Convenio No. 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales y acompañado por la Autoridad Nacional.

Además, que los acuerdos se formalizaron en actas y son monitoreados permanentemente en el Comité de Administración y Convivencia, conformado por comunidades, autoridades y la empresa, con reuniones periódicas y evidencia del cumplimiento de los compromisos asumidos.

Indican que otras comunidades han afirmado tener presencia en el territorio, e indicado diferencias con los límites territoriales con la comunidad de Lanshalia.

Isagen verificó con el apoyo del Ministerio del Interior, que no se realizaran obras en el territorio de Warepet y se firmó un acuerdo con los mayores de ambas familias.

Además, que el Cementerio de Warepet se encuentra a una distancia de 800 metros del proyecto y con la Secretaría de Asuntos Indígenas se le realizó mejoramiento, ejecutado por la comunidad, buscando evitar afectaciones a este sitio de importancia cultural.

En ese sentido y frente a los bloqueos la empresa Isagen dijo que se consultó con los mayores de las comunidades y los mismos llegaron a la conclusión que la comunidad Malee no tiene derechos sobre ese territorio.

Además, reiteran que ese tipo de vías de hecho afectan los avances del proyecto, que es muy importante para la región y el país.

Pertenencia y control del territorio wayuú

El economista y exsecretario de Planeación de la Gobernación de La Guajira, Cesar Arismendy, afirmó que el Consejo de Estado ha sostenido que desde la cultura se crean y se validan derechos, en especial cuando se trata de preservar y garantizar la integridad territorial que posibilita que los miembros de los pueblos indígenas puedan ejercer en forma plena los distintos derechos que dependen de su acceso efectivo al territorio que les pertenece, incluyendo los derechos al uso, posesión del territorio y al ejercicio de las propias pautas culturales de subsistencia y aprovechamiento de los recursos naturales.

Además, que un asentamiento tradicional wayuú se puede comprender a partir cuatro áreas básicas: el cementerio; las fuentes de agua; las de pastoreo y huertas yujas y el territorio de uso residencial por parte de los miembros del apüshii o ranchería.

En esos espacios el sistema normativo wayuú reconoce que la identidad y los derechos de propiedad grupal se construye sobre cuatro aspectos básicos: La preexistencia y precedencia, relacionadas con el origen y se refrenda con la presencia del cementerio del matrilinaje demostrando la ocupación de sus antepasados; la aquiescencia se genera por residir en el territorio con autorización o consentimiento colectivo promovido por la autoridad o el tío materno mayor, y la subsistencia, que surge de la libre disposición, el aprovechamiento familiar y pacífica de los recursos naturales del territorio.

Advirtió que la mayoría de las empresas promotoras de las plantas de energía eólicas realizaron acuerdos de consulta previa con los residentes del territorio bajo la condicionalidad de la aquiescencia.

En la tradición de los wayuú estas personas pueden disponer de los recursos del mismo para la subsistencia, pero no pueden decidir sobre el destino del territorio, y eso es precisamente lo que reclaman las tres comunidades donde se montó el parque eólico Guajira l.