Simone de Beauvoir: existencialismo y feminismo

Simone de Beauvoir nació el 9 de enero de 1908 en París. Fue uno de los pilares de la filosofía existencialista. Su nombre completo: Simone-Lucie Ernestine Marie Bertrand de Beauvoir. Escribió sobre temas políticos; también es autora de novelas, ensayos y biografías. Sentimentalmente estuvo ligada por muchísimos años al filósofo Jean-Paul Sartre, pero no necesitó su sombra para sobresalir en la cultura universal.

Simone de Beauvoir creció en el seno de una familia católica. Cursó estudios en colegios de religiosas, hasta cuando obtuvo el título en filosofía general. Se declaró atea desde muy joven, pues consideraba que la religión era una manera de subyugar al ser humano. En 1928 se especializó en filosofía y el año siguiente terminó estudios superiores con una tesis sobre Leibniz.

La futura exponente del existencialismo y del feminismo universal, desde los veintiún años decidió irse contra todo lo que en su época estaba establecido. Terminó sus estudios universitarios en la Universidad de la Sorbona, donde conoció a Jean-Paul Sartre. De común acuerdo vivieron el amor en completa libertad.

Este pacto les permitió desarrollar una relación abierta e igualitaria en la que ambos tuvieron otras parejas; sin embargo, mantuvieron una complicidad inquebrantable, sustentada en la certeza de que su amor era esencial. Así lo afirmó Sartre: “Entre nosotros se trata de un amor necesario, pero conviene que también conozcamos ‘amores contingentes’”. Se habían unido en 1929 y cada dos años renovaban su ‘pacto de polifidelidad’.

La obra literaria de Simone de Beauvoir es extensa. Entre muchos títulos están: “Memorias de una joven formal” (1958), “Las inseparables” (1954), “Los mandarines” (1954), “La invitada” (1946), “La vejez” (1970), “Todos los hombres son mortales” (1946), “Una muerte muy dulce” (1964), “La fuerza de la edad” (1960), “La fuerza de las cosas” (1963), “La sangre de los otros” (1945), “Cartas a Sartre” (1990), “La plenitud de la vida” (1961), “¿Para qué la acción?” (1972) y “La ceremonia de los adioses” (1981).En una época de su vida, la escritora utilizó el seudónimo “Castor”.Entre sus trabajos se destaca “El segundo sexo” (1949), texto fundamental en la historia del feminismo.

Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre fueron importantes animadores de famosas tertulias litera- rias y filosóficas que dieron realce al Barrio Latino, en París. También acudía allí Albert Camus, autor de las novelas “El extranjero” y “La peste”, entre otras. Es importante destacar que Camus pertenecía a la corriente conocida como existencialismo agnóstico; Sartre y De Beauvoir se mantuvieron en el existencialismo ateo, cuyos precursores fueron el alemán Friedrik Nietzsche (1844-1900) y el danés Søren Aabye Kier- kegaard (1813-1855). El existencialismo nació como una reacción frente a las tradiciones filosóficas imperantes, tales como el racionalismo y el empirismo. Es una corriente orientada alrededor de la propia existencia a través del análisis de la condición humana, la libertad y la responsabilidad individual.

En cuanto al feminismo de la escritora, ella descubrió desde sus nueve años que una compañera suya “había conquistado no solo su mente sino su corazón”. Se hicieron inseparables. Se llamaba Elisabeth Lacoin, más conocida como Zaza. Simone admiraba la independencia de Zaza, su libertad y, sobre todo, la confianza en sí misma.

Sin duda, en esas cualidades de su amiga encontró el germen de su acendrado feminismo. Simone de Beauvoir desarrolló abiertamente sus tendencias homosexuales. Convirtió en amantes suyas a varias de sus alumnas, escándalos que le causaron disputas con familiares de las menores y más de una demanda judicial.

La escritora, de acuerdo con Sartre, había decidido no tener hijos. Adoptaron a Sylvie Lebon, heredera de la obra literaria de la escritora. Simone fue cofundadora de la famosa revista Les temps modernes.

Una frase de Simone de Beauvoir, escrita en su ensayo “El segundo sexo”: “La mujer es una construcción. No se nace mujer, se llega a serlo”. Falleció en París el 14 de abril de 1986.