Wilfrido José Arredondo Mendoza, conocido como ‘Claudio’ Mendoza

Su verdadero nombre era Wilfrido José Arredondo Mendoza, pero todo el mundo lo conocía como Claudio Mendoza, es decir, el nombre de Wilfrido solo quedó en el registro civil y en la cédula, pues se hizo conocer como Claudio en todas partes y así lo llamaba todo el mundo, nació el 11 de marzo de 1946 en el histórico caserío que lleva por nombre ‘El Hatico De Los Indios’. Su padre lleva por nombre Eduardo Arredondo Cuello ‘El Mono Arredondo’ así se conocía, y su madre Otilia Mendoza Plata.

Desde niño llegó a la bella población de La Junta, allí se crío en la casa del señor Tirso Ramírez, en esta bella tierra pasó gran parte de su infancia y adolescencia, disfrutando de sus bellos paisajes, rodeado de lomas, sabanas, y palpando las crías de ovejas, cabras, ganado bovino, montando en caballos, burros, y yeguas, fue una vivencia sana junto a uno de sus mejores amigos Sebastián Chan Ramírez, con él compartió toda clase de travesuras y juntos aprendieron a nadar en época de invierno en los pozos que se hacían en los balnearios del salto, el guabinero, la olla, y las dos canoas, fue en verdad una experiencia feliz e inolvidable.

Su juventud Claudio la pasó en la cabecera municipal San Juan del Cesar, en el barrio El Prado, pues allí tenía varios tíos, y principalmente contó con el apoyo de Julito Daza su primo quien es sobrino de Eduardo Arredondo ‘El mono’, hijo de su hermano Luisito, con el hizo liga se entendían muy bien; vivió en la casa de Zenobia Mendoza madre de otro de sus primos queridos al que todos conocen con el seudónimo de Chachijo.

Su primera esposa se llamó Genit Mendoza, hija de Andrés Mendoza, hermano del gran acordeonero Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza; fue un matrimonio como decían antes a la fuerza pues la muchacha salió embarazada y en ese tiempo la deshonra se pagaba con el matrimonio o con la vida, nunca convivieron, de ese matrimonio nació Javier su primogénito.

Hoy homenaje a una persona nacida en El Hatico de los Indios, criada en La Junta, pero peñero de alma y corazón, parrandero, mujeriego, trabajador, y ante todo servidor hasta los tuétanos.

En su estancia en San Juan conoció a una mujer con las cualidades que él deseaba encontrar, que fuera bonita seria y trabajadora, así sucedió una de las mujeres más bonitas de La Peña se alojaba muy cerquita de donde él vivía en San Juan y precisamente se fue a tomar unas fotos para su reinado en el festival folclórico del Fique de La Junta fue elegida candidata de su tierra natal La Peña. Nuestro homenajeado quedo flechado de una, esta muchacha es la mujer que yo buscaba, desde ese momento inició su con- quista y logró su objetivo su nombre es Marlene Cuello Cuello fue elegida entre muchas representantes como la señorita Fique 1972.

Del bonito hogar que conformó con mi prima lene Esther Cuello Cuello (Hija de Perfecta Cuello y Ciro Cuello) nacieron cinco hijos ellos son:

Ciro Eduardo (quien lleva el nombre de sus dos abuelos) Dandi José, Nadia Rosalin, Leidys Dayana y Wilfrido José (es el menor y lleva el nombre de su Papá).

Nadia su bella hija participó en el colegio Gabriela Mistral en el concurso niña Gabrielista y salió victoriosa ósea no le perdió pisada a su madre quien también ganó el concurso en el reinado del Fique en La Junta. Jorge Oñate saludó a Nadia en el disco el Regreso del Jilguero, que grabó con Álvaro López decía que iba a ganarse a la hija para luego ganarse al Papá que los iba a volver Oñatistas a los dos, pero Dios lo libre Claudio nunca dejó de ser Diomedista 100%.

Su amistad con el cacique de La Junta, Diomedes Díaz Maestre, se inició desde sus primeros años en las sabanas bonitas entre Carrizal y La Junta, existía mucha empatía entre los dos, compartían los juegos de trompos, volaron cometas juntos, cazaron pájaros, lo cierto fue que vivieron momentos de mucho entretenimiento y felicidad; de ahí que cuando Diomedes se hizo famoso lo saludo catorce veces a lo largo de su exitosa carrera artística.

Lo mencionaron también en grabación Farid Ortiz, Javier Vega, ‘El papi’ Díaz y en presentaciones en cacetas y conciertos populares en varias oportunidades lo saludaron Rafael Orozco, Poncho Zuleta, Jorge Oñate y muchos más, Claudio era realmente muy conocido en la farándula vallenata, mantuvo amistad con Rafael Orozco cuando el Binomio de Oro estaba en la cima, cuenta su hijo Ciro, que en una ocasión parrandeo en la Junta con Él en la casa de Luis Manuel Hino- josa Sierra (Mi tío) y quien lo invitó que asistiera a la caseta comunal que iba a tocar esa noche, más Claudio no asistió pues su verdadero ídolo y compadre fue Diomedes Díaz y no quería que le fueran con chismes al Cacique, que estaba siendo saludado y atendido por su rival del momento el cantante Rafael Orozco.

Fue admirador del estilo de tocar el acordeón de Emilianito Zuleta Díaz era su ídolo en el acordeón, murió con las ganas que Diomedes hiciera unión con él, decía que ese si hubiera sido un gran disco, una agrupación vallenata de ensueño; el intérprete de acordeón que se hizo amigo personal de Claudio fue Emilio Oviedo se visitaban, permanecían largas horas dialogando y discutiendo temas del folclor vallenato.