Vamos con calma que lo que está en juego son vidas humanas

Todos estamos aburridos con la pandemia, es cierto. Iniciándose ya en Colombia el tercer año pandémico por Covid-19, es apenas obvio que estemos aburridos, cansados y deseando que esta página pase rápido para tranquilidad de todos.

Sin embargo, no porque lo digamos, la pandemia pasará más rápido, ni tampoco porque lo deseemos ya desde ahora no vamos a tener más las molestias y restricciones que se derivan de este estado de emergencia, así como tampoco vendrá inmediatamente el fin de los cuidados necesarios personales y colectivos para preservar y proteger la salud y la vida de cada uno de nosotros.

Lo primero que debe reconocerse es que la pandemia está vigente en el momento, aunque es innegable que con un número de casos diarios en tendencia decreciente en la mayoría de las regiones, pero todavía bajo la existencia de la pandemia por Covid-19. Por ello resulta pertinente realizar una serie de consideraciones al respecto, toda vez que de nuestro sentido común, del análisis técnico de la realidad internacional, nacional y regional, así como de las directrices de las agencias internacionales que definen los lineamientos para el manejo de este tipo de sucesos de salud pública, es que se podrán decidir eventuales levantamientos de medidas que hoy hacen parte del arsenal de protección de la salud de los habitantes de Colombia.

En el escenario internacional hoy existen y se viven varios momentos de la pandemia: mientras en algunas partes ya se está decidiendo un pronto regreso a la normalidad con levantamiento progresivo de medidas restrictivas a raíz de este evento de salud pública, en otras partes del mundo el tema se sigue complicando y bastante.

La misma Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo esta semana a través de su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un mensaje al Encuentro de Acción Global contra Covid-19 y que es auspiciado por Estados Unidos, que algunos países que tienen un número elevado de casos leves de la enfermedad y que también cuentan con altas tasas de vacunación “están impulsando la falsa narrativa de que la pandemia ha terminado”. Es decir, “esa falta narrativa” de que ya la pandemia terminó, es absolutamente distante de la realidad epidemiológica mundial, inclusive en aquellos países con gran cobertura en la inmunización contra el coronavirus.  

Toda esta situación hace que la OMS ratifique que la falta de vacunación en 116 países que mantienen esas características, implica que no podrían alcanzar el objetivo global trazado que para mediados del 2022 la humanidad se haya logrado vacunar en un 70 por ciento.

Con esa panorámica del mundo, la situación en Colombia es un fiel reflejo de esa vitrina internacional: hay un nivel de vacunación muy desigual entre las diferentes regiones, esa falta de coincidencia en los alcances de la vacunación se puede observar entre los diferentes grupos poblacionales y en los diferentes momentos de la vacunación (primeras y segundas dosis, además del refuerzo).