Amilcar Calderón Cujia, compositor sanjuanero, miembro de una gran dinastía

El nacimiento Amilcar Calderón Cujia se produjo en el municipio de San Juan del Cesar, el 7 de noviembre del año de 1963. Sus padres llevan por nombres Gonzalo Calderón Mendoza y Ana Berta Cujia Gutiérrez; sus abuelos paternos: Cristóbal Mendoza Plata y Luisa Calderón, maternos: Enrique Cujia Oñate y María Gutiérrez Mejía, su padre tiene el apellido de su madre, pues debió haber sido Mendoza primero, así se acostumbraba en la época cuando los hijos no eran del matrimonio; su abuelo Cristóbal Mendoza Plata es el mismo abuelo materno del prestigioso compositor Rafael Manjarrez Mendoza de La Jagua del Pilar; don Cristóbal fue poeta, escribió un libro que se llama ‘Luz en la sombra’, bajo el sello de la editorial Oveja negra, considerado como uno de los poetas más prolíficos de La Guajira y representó a este departamento a nivel nacional e internacional.

La escritora barranquillera Meira Delmar lo califica como uno de los mejores poetas de la Costa Atlántica, se defendía muy bien con la  guitarra. Enrique Cujia, abuelo materno de Amilcar tocaba clarinete, hizo parte de bandas populares, estudió en la escuela de Carlos Ezpeleta, aprendió guitarra y cantaba boleros y rancheras.

La familia Calderón Cujia está conformada por once hermanos, en el siguiente orden: Gonzalo Enrique (fallecido), Alfredo José, Rubén de Jesús, Teobaldo Rafael, Jorge Alberto, Roberto Alfonso, Unaldo Efrén, Omar Enrique, Evelyn Lucia y Amílcar José Calderón Cujia, también hace parte de esta gran familia Milciades Antonio Calderón Fuentes.

Su bachillerato lo estudió en el colegio Manuel Antonio Dávila, de los alumnos fundadores, también estuvo en la Institución El Carmelo de San Juan del Cesar, junto a Hernán Urbina Joiro, Luis Egurrola Hinojosa, Rodrigo el Gogui Celedón y muchos más, en Villanueva sus centros educativos fueron el Roque de Alba y el Santo Tomás, donde obtuvo su diploma de secundaria. Inició estudios universitarios en arquitectura (tres semestres) en Barranquilla, Corporación Universitaria de la Costa (CUC) pero llegó a la conclusión que eso no era lo suyo, hizo el intento de estudiar Medicina, no se dieron las cosas y se vino a trabajar en la empresa contratista de Cerrejón. Después de dos años allí retorna a la ciudad de Barranquilla a la Universidad Simón Bolívar donde cursó y terminó satisfactoriamente la carrera de Derecho, es abogado de profesión.

Amilcar el compositor

Su primera canción la compuso a la edad de 15 años, la tituló ‘Más y más y más’, no ha sido grabada y desde entonces le han llevado a la pasta sonora 55 canciones y cuenta con más de 30 inéditas, siendo la canción que lo catapultó se llama ‘Volví a llorar’,  interpretada Jorge Oñate y el acordeón de Álvaro López, meses antes de morir Oñate la reencauchó a dúo con Silvestre Dangond.

El cantante Nelson Velásquez acompañó a Amilcar Calderón a participar en varios festivales, asistiendo al de Cañaverales, Distracción, La Peña y ganaron en San Juan del Cesar en el marco  del Festival Nacional de Compositores en donde Nelson le hacía coros, así se inició, se fue puliendo y saltó a la agrupación de los Diablitos.

Su principal musa de inspiración es el “amor” dentro de la órbita del desengaño y la felicidad, unas veces triste y desengañado y otro felizmente enamorado.

En la actualidad Amílcar resalta la estrecha amistad que tiene con Juan Suarez, José Guillermo Mejía y Hernán Vásquez; Juan lo define como su más cercano compañero de estudios, amigo y hermano de la vida, se conocieron por intermedio de Jorge Oñate, cuando este le grabó ‘Volví a llorar’, su canción más escuchada, el día que el decano les dio la bienvenida en la Universidad, cantó a voz alta el estribillo “sufro de nuevo corazón”, Amílcar se sonrió y se estrecharon las manos como si se conocieran hace mucho tiempo; a partir de ese momento comenzó una gran amistad, lo describe como un hombre sano, inteligente, excelente ser humano, buen padre, buen hijo, mujeriego en el canto pero fiel a su esposa.

José Guillermo Mejía comenta que al compositor Amílcar le grabaron su primera canción titulada ‘Amor ausente’, primero que a Efrén su hermano querido, es Amílcar ese compositor que combina la narrativa, la métrica, las figuras literarias y hace de una canción una poesía; compone cuando le nace no cuando le piden que lo haga,  allí radica su éxito.

Por su parte, Hernán Vásquez opina: Amílcar es el mejor,  de esos amigos que llegan para quedarse lo considera su mejor amigo, sus familias se quieren mutuamente, lo describe como un ser entregado a su familia, sincero,  generoso, perfeccionista, apasionado por el folclor vallenato, amigo de sus amigos; escudriña sus obras y está pendiente del mínimo detalle para corregírselo, muy humano, humilde, no conoce la soberbia.

Vibrante historia la que acabamos de conocer de nuestro gran amigo compositor y poeta Amílcar Calderón quien hace parte de una dinastía triunfadora del folclor vallenato Calderón Cujia, un abrazo fuerte apreciado amigo que sus canciones sigan sonando y que vengan muchísimos más éxitos en su carrera musical, mis afectos y agradecimientos eternos para usted.