La Haya falló a favor de Nicaragua e invita a Colombia a cesar de inmediato actividades marítimas en aguas nicaragüenses

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya falló este jueves a favor de Nicaragua y decidió que Colombia debe «cesar inmediatamente» sus operaciones patrulleras e intentar controlar la pesca y las investigaciones marítimas en aguas que el mismo tribunal considera zona económica exclusiva nicaragüense.

El fallo da la razón a Nicaragua en su querella presentada en 2013 sobre supuestas violaciones de derechos soberanos y espacios marítimos por parte de Colombia en el mar Caribe.

Nicaragua y Colombia llevan décadas disputándose en instancias internacionales la soberanía del archipiélago de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

El veredicto no implica ningún cambio en los mapas de los dos países, como sí sucedió con el del 19 de noviembre de 2012.

En esa ocasión, por otro fallo de la CIJ, Colombia mantuvo la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina e igualmente conservó 12 millas náuticas del agua que rodea estos territorios, pero perdió con Nicaragua casi 75.000 kilómetros cuadrados de mar.

El reclamo de Nicaragua se basa en argumentos jurídicos e históricos, pero sobre todo geográficos: las islas están a 110 kilómetros de la costa nicaragüense y a 720 kilómetros de la costa colombiana.

Armada podrá navegar libremente en la zona: Presidente Iván Duque

Desde el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina el presidente Iván Duque se pronunció sobre el fallo de la CIJ.

“Mi gobierno hasta el próximo 7 de agosto continuará en la tarea superior de evitar que Nicaragua limite o pretenda limitar los derechos de Colombia“, sostuvo el presidente Duque y reiteró que continuarán realizando acciones de protección del medio ambiente e interdicción del tráfico ilícito de estupefacientes y lucha contra los delitos transnacionales.

“Nuestra obligación es defender la soberanía de Colombia sobre el archipiélago histórico e indivisible de San Andrés, Providencia, Santa Catalina y los cayos así como defender de manera irrestricta y permanente a su población. También lo es defender los más altos intereses de Colombia en el mar Caribe, frente a esa responsabilidad no hay, no puede haber, ambigüedades”, sostuvo el mandatario.

El presidente colombiano celebró que las principales pretensiones de Nicaragua respecto al archipiélago fueron desestimadas por la Corte, así como la protección de los derechos de la comunidad raizal para sus actividades de pesca. Destacó que no se impuso ninguna sanción al país.

El jefe de Estado destacó que, de acuerdo con el fallo y las pretensiones conseguidas por la defensa colombiana, la Armada Nacional “podrá continuar haciendo presencia y ejercer el derecho a la libre navegación y sobrevuelo en el área. En ningún caso la presencia de la Armada es amenaza del uso de la fuerza como lo pretendía Nicaragua en el inicio del proceso”, sostuvo.

El presidente celebró que la CIJ consideró que Nicaragua también violó el derecho internacional con un decreto por el que pretendía definir su mar territorial, que fue censurado por el tribunal internacional y con el que pretendía apropiarse de aguas que no le pertenecían.

Duque finalizó enfatizando que no se restablecerán las relaciones diplomáticas de Colombia con Nicaragua hasta tanto en ese país centroamericano no se restablezca la democracia.