Liverpool venció 2-0 al Everton en el clásico y Luis Díaz regaló pinceladas de buen fútbol

Andy Robertson y Divock Origi terminaron con la tensión del derbi de Merseyside e inclinaron el triunfo ante el Everton para el Liverpool, que aguanta el pulso con el Manchester City en la Premier League (2-0).

Los ‘Reds‘, que tuvieron que esperar 62 minutos para abrir el marcador, sufrieron contra un Everton replegado, que solo esperaba las contras para hacer daño y que utilizó las continuas pérdidas de tiempo para desesperar a su rival.

Y pudo haber dado un susto grande en Anfield, sobre todo con un Anthony Gordon motivado por la banda, que fue un quebradero de cabeza para Trent Alexander-Arnold. Pero tanto Gordon como Abdoulaye Doucouré perdonaron las ocasiones que tuvieron y el Liverpool tuvo la paciencia para encontrar el camino.

A menos de media hora para el final, Salah tiró una pared dentro del área con Origi. El belga le devolvió la pelota al egipcio, que sacó un centro de primeras para que Robertson apareciese en el segundo palo para cabecear el 1-0.

Respiró Anfield, que vio la victoria muy cerca. Más cuando el propio Origi remató a placer una espectacular asistencia de tijera de Luis Díaz.

El 2-0 terminó con las esperanzas del Everton, que dormirá esta jornada en descenso.

 Los ‘Toffees’ son décimo octavos, 29 puntos, a dos de la salvación que marca el Burnley, que este sábado ganó al Wolverhampton Wanderers. Los ‘Clarets’, eso sí, tienen un partido más que los de Frank Lampard.

El Liverpool sigue a un punto del City, con cinco jornadas por delante.