Cae ‘El Socio’ del ‘Clan de Golfo’, supuesto jefe de la estructura señalada de custodiar a los máximos cabecillas en Urabá

La Fiscalía General de la Nación, en trabajo conjunto con la Policía Nacional, propinó un golpe estructural al componente armado del ‘Clan del Golfo’, con la captura y judicialización de Víctor Alfonso Martínez Pinto, alias El Socio, supuesto cabecilla principal de la subestructura Central – Turbo.

Este hombre, con 13 años en el grupo criminal, sería el responsable de articular homicidios, cobro de extorsiones y ataques contra la Fuerza Pública en el Urabá antioqueño; además de dirigir los denominados anillos de seguridad que custodian a los máximos cabecillas del ‘Clan del Golfo’.

Alias El Socio tendría en este momento a su cargo cerca de 350 personas en armas. Los elementos de prueba dan cuenta de que por instrucción suya se habrían ejecutado distintos asesinatos y ataques tales como:

  • El asesinato de un patrullero de la Policía Nacional, en la vía que comunica a los corregimientos de El Tres y Currulao en Turbo, el 19 de junio de 2021.
  • La activación de un campo minado el 9 de julio de 2021, en la vereda Alto de San Juan, en San Pedro de Urabá, que dejó herido a un integrante de los Comandos Especial de la Policía Nacional.
  • El homicidio de un intendente de la Dirección de Carabineros de la Policía Nacional, en octubre del mismo año, en la vereda San Pablo, en Turbo, durante el procedimiento en el que fue capturado alias Otoniel.
  • Ataque con explosivos a un vehículo del Ejército Nacional, en zona rural de San Pedro de Urabá, en el que cuatro soldados murieron y tres más resultaron heridos.

Por el rol de cabecilla que cumplía ‘El Socio’ en la subestructura Central – Turbo, una fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales le imputó el delito de concierto para delinquir agravado. El cargo no fue aceptado por el procesado, quien deberá cumplir medida de aseguramiento en la cárcel El Pedregal, en Medellín (Antioquia).

Víctor Alfonso Martínez Pinto fue capturado en San Pedro de Urabá (Antioquia). En el procedimiento se incautaron una tableta con información de interés, como los nuevos estatutos de la subestructura, memorias USB y dispositivos con idioma cifrado.