“Quieren tener la ruta libre para seguir trasegando la droga”: Daniel Ortega

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acusó a Colombia de no querer reconocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre los derechos del país centroamericano en el mar Caribe, porque «quieren tener la ruta libre para seguir trasegando la droga que llevan a Europa y a Estados Unidos«.

«Colombia no quiere que Nicaragua proteja esas aguas, esos mares y quieren tener la ruta libre para seguir trasegando la droga que la llevan a Europa y a Estados Unidos«, señaló Ortega durante un acto oficial en conmemoración del Día de la Dignidad Nacional, celebrado en el Centro de Convenciones Olof Palme, en Managua.

Según el mandatario, Colombia es «el mayor productor de droga del mundo» «ese es el mejor negocio que tiene el Estado colombiano».

«Ellos (Estado colombiano) han peleado este mar territorial que nos reconoció la CIJ porque lo quieren libre de la presencia de Nicaragua», remarcó.

El pasado 21 de abril, la CIJ consideró que Colombia ha violado «la soberanía y la jurisdicción» de Nicaragua en su propia Zona Económica Exclusiva (ZEE) al autorizar actividades de pesca en aguas nicaragüenses, y le ordenó «cesar de forma inmediata» su conducta.

Ese mismo día el presidente colombiano, Iván Duque, aseguró que su Gobierno no permitirá que Nicaragua limite los derechos de su país en el mar Caribe, ni los de la comunidad raizal del archipiélago de San Andrés y Providencia.

Según Ortega, Colombia es un «narco-Estado y no es desde ahora» y que incluso, cuando «hay situaciones difíciles económicas en el mundo, como ahorita (…), ellos siempre tienen reservas» gracias a la comercialización de la droga.

Asimismo, el mandatario resaltó la lucha contra el narcotráfico que ejecuta el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional, que «han logrado establecer un muro de contención donde no permite el paso de la droga», aunque no ofreció cifras.

No es la primera vez que el líder sandinista señala a Colombia de ser un «narco-Estado».

El fallo del pasado 21 de abril tiene sus orígenes en una sentencia de la CIJ emitida el 19 de noviembre de 2012, por la que Colombia mantuvo la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, así como de los cayos que lo integran, y conservó 12 millas náuticas del agua que rodea estos territorios, pero perdió con Nicaragua casi 75.000 kilómetros cuadrados de mar.

Nicaragua denunció entonces ante la CIJ, con sede en La Haya, que Colombia había violado el derecho internacional por no aplicar esa sentencia porque su Armada hace operaciones en aguas caribeñas que no le corresponden y el Gobierno colombiano expidió el decreto que estableció una «zona contigua integral».