Habitantes de Caracolí Sabanas de Manuela denuncian que están acorralados por la delincuencia

A través de un comunicado, los habitantes de Caracolí Sabanas de Manuela, zona rural de San Juan del Cesar, piden intervención de las autoridades militares y policiales en la zona, para contrarrestar la inseguridad.

“Nosotros como ciudadanos responsables que tenemos derechos y  obligaciones comunicamos a todas las autoridades competentes, que esta pequeña población donde nacela Represa El Cercado, están aconteciendo hechos al margen de la ley en cabeza de un grupo criminal que no es ELN, no es Farc, no son paramilitares, son delincuencia común”, comienza en el escrito.

Dentro de los hechos delictivos que resaltan, se encuentran dos secuestros entre 2018 y 2019.

“Luego del segundo secuestro, del profesor Bienvenido Mendoza, que gracias a la reacción oportuna de nuestro Ejército Nacional fue liberado, quedó en el aire un listado de personas sujetas de ser secuestradas o extorsionadas, entre ellas docentes, pequeños ganaderos, dueños de parcelas y gente del común”, dicen.

El último hecho que llama la atención, agregan, fue la afectación a la integridad física del docente Bienvenido Mendoza, el cual fue víctima de un intento de homicidio el día 24 de marzo del año en curso, “situación que perturba la  tranquilidad de muchas personas que aparecen en ese listado”.

“Tampoco podemos dejar atrás los hechos de abigeato que ocurren de manera constante. No sobra decir, que este grupo de delincuencia común que nos afecta, con su actuar criminal, busca fortalecerse en armas, en logística y en alianzas con otros grupos al margen de la ley”, señalan.

La comunicación está remitida al comandante del Grupo de Caballería Mecanizado N°2 coronel  Juan José Rondón, comandante del Distrito de Policía N° 2, Sijín, Gaula Militar y de Policía, secretarios de Gobierno y municipal, y Fiscalía General de la Nación.

 “Lo que pretendemos es que no se deje a esta comunidad sola y nos presten apoyo y compañía y no nos dejen  en manos de delincuentes que lo que buscan es sembrar el terror y apropiarse de los bienes de las personas que trabajan. No queremos que este sea un caso de crónica de una muerte anunciada, por esto se les oficia públicamente para que realicen las investigaciones debidas y luego  no seamos una estadística más de violencia en este país”, ultima el comunicado.