El aporte de la minería a la economía nacional

Analizando el programa del candidato presidencial por el Pacto Histórico, Gustavo Francisco Petro Urrego, para el sector de la minería, es muy preocupante y yo diría catastrófico que de llegar él a la Presidencia lo aplicara: “Desescalamiento gradual de modelo extractivista”.

Emprenderemos un desescalamiento gradual de la dependencia económica del petróleo y del carbón. “En nuestro gobierno se prohibirán la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, se detendrán los proyectos pilotos de Fracking y el desarrollo de yacimientos costa afuera. No se otorgarán nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos, ni se permitirá la gran minería a cielo abierto… la extracción de las reservas actuales de combustibles fósiles se destinará al consumo interno bajo criterios técnicos y socioeconómicos que permitan una mayor eficiencia en su uso…”

Siendo Gustavo Petro economista de profesión y analizando varias de sus propuestas pareciera que no pensara como economista, es decir, con datos y cifras de la situación actual del país sino con más emoción y con más populismo qué razón. Siempre los grandes economistas han expresado que cuando se lanzan a la política fracasan porque manifiestan a sus electores las realidades de lo que pueden hacer y no pueden lograr, situación que al conglomerado en general no le gustan esos programas de las realidades económicas que vive cada país. Parece que Petro como economista es la excepción.

Según las cifras oficiales más recientes, el sector minero atrajo 1.800 millones de USD en inversión extranjera (12% del total nacional), exportó 10.400 millones de USD (27% del total nacional) y aportó una cifra récord de 2,5 billones de pesos en regalías. Además, según cálculos de la ACM, la inversión social y ambiental del sector en 2018 ascendió a 500 mil millones de pesos y realizó más de 13 billones de pesos en compras en el 2018, el 71% de ellas en el territorio nacional.

De esta forma, según el censo poblacional del Dane, en los últimos 25 años los niveles de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) en los municipios mineros, territorio en donde el 79% de la economía depende de la minería, se han reducido de 61% a 33%.

El aporte de la minería al país se evidencia en la contribución fiscal de impuestos y regalías, la generación de empleo, la atracción de inversión extranjera, la generación de encadenamientos productivos y su inversión social y ambiental, entre otros, que en conjunto permiten al país cerrar las brechas de desarrollo en las regiones mineras y aportar estabilidad fiscal a su economía.

Según el ingeniero y especialista en gerencia pública, Hugo Bandera, expresa con esta parte del programa de gobierno de Gustavo Petro: “Si el carbón suspendiera en La Guajira su contribución, se perderían 0,7 puntos del PIB nacional, Los impactos se prolongarían en los próximos años antes de que fuera posible el reemplazo de la contribución de este sector por el de otras actividades como la agricultura, el comercio y el turismo, con una base de partida deprimida por la sustracción de esta actividad del PIB guajiro.

Si se interrumpe la contribución del carbón a la economía departamental en La Guajira se crea, en primer lugar, una crisis fiscal de La Guajira y de los municipios en el área de influencia de la mina, la cual tendría que ser compensada con transferencias del gobierno nacional. Estos recursos tendrían que aumentar en una suma igual a las regalías que dejarían de recibir las entidades territoriales guajiras hacia adelante, más el porcentaje de las transferencias ordinarias que hoy se hacen, una parte de las cuales en la actualidad está financiada con los impuestos nacionales que paga Cerrejón.

La evolución del Departamento sin carbón, se tendría un encogimiento de la economía guajira que perdería más de un cincuenta por ciento de su tamaño con el correspondiente efecto sobre el ingreso per cápita. Sin incluir el crecimiento de migración venezolana, Este resultado significa la pérdida adicional de oportunidades para los guajiros”.