La Gamificación y su aplicación en los diferentes ámbitos

Las herramientas que existen en torno a los procesos de aprendizaje se han diversificado respondiendo a los cambios socioculturales que hemos vivido en los últimos años.

El uso de internet y la incorporación de redes sociales han generado un gran impacto en nuestros hábitos y comportamientos. El material más consumido en la actualidad son los videos de corta duración, que poseen animaciones, transiciones y una estética llamativa.

De la mano de estos nuevos intereses resulta inverosímil pensar a la enseñanza de la misma manera que en el siglo pasado. Las instituciones  educativas y el ámbito empresarial, son dos claros ejemplos que se vieron obligados a incorporar nuevas herramientas para poder interpelar a sus usuarios en los procesos de aprendizaje.

Una de esas herramientas fue la gamificación.

Si bien se trata de una técnica que comenzó a emplearse desde hace muchos años en diferentes ambientes, fue recién en el 2008 que comenzó a llamarse con ese nombre. Conoce más aquí.

Su difusión y popularidad se dio a partir de los diversos cambios tecnológicos que se sucedieron en los últimos años.

Aclarando conceptos

La gamificación es una técnica de aprendizaje que se apoya en recursos lúdicos o recreativos para lograr su objetivo. Sirve para incorporar conocimiento o alguna nueva habilidad.

Esta técnica se utiliza mucho en los procesos de enseñanza-aprendizaje porque se ha comprobado que su carácter recreativo facilita la incorporación de nuevos conocimientos de forma divertida y ayuda a generar una experiencia positiva en el usuario.

“Enseñar jugando” motiva más a las personas y ayuda a generar mayor compromiso y participación. Además, la atención de esta técnica siempre estará puesta en: desarrollar una nueva competencia, generar un cambio de conducta, fidelizar al público o estimular la motivación del usuario.

Gamificación y educación

Como mencionamos anteriormente, esta técnica utiliza elementos lúdicos para diferentes ámbitos. Uno de esos ámbitos es el educativo en el que se pueden vislumbrar con mucha claridad los beneficios que aporta.

En principio, podemos mencionar que, plantea el modelo educativo desde un lugar un poco menos rígido y descontracturado. Si bien es cierto que no puede aplicarse a cualquier tipo de contenido, en ocasiones resulta una forma muy estratégica de incorporar conocimiento.

Por otro lado, al quitarte rigidez genera un ambiente más distendido para los estudiantes y puede estimular aún más la participación. De la misma forma, le quita peso a cometer errores y equivocarse resulta incluso más divertido.

Necesariamente esta técnica estimula la interacción entre los miembros de un curso, ya sea por el intercambio de resultados o bien por que la actividad a realizar es grupal.

Desde el punto de vista pedagógico, se ha comprobado que esta técnica ayuda a mejorar la atención y la concentración dado que los conceptos se introducen de una forma más amigable que motiva a los estudiantes a involucrarse más con los contenidos.

Gamificación y empresas

Ahora bien, si nos volcamos al ámbito empresarial nos encontramos con una gran cantidad de espacios en los que puede ser implementada esta técnica. Entre ellas se encuentra la inducción, la innovación, la capacitación en nuevas habilidades o puestos de trabajo, etc.

Los objetivos que motivan a hacer uso de la gamificación en estas instancias son:

1-Capacitar a los empleados de una forma más ágil y dinámica para atraer su atención con técnicas innovadoras y divertidas.

2-Desarrollar habilidades específicas que se encuentran poco desarrolladas y puedan ser útiles para llevar adelante su trabajo de la mejor manera posible.

3-Incentivar el trabajo en equipo. Utilizar la gamificación para fortalecer la relación entre los trabajadores es una muy buena estrategia que estimula el compañerismo y el espíritu competitivo. Posiblemente esto genere un impacto directo y muy bueno en el clima laboral.

4-Mejorar la comunicación interna entre los trabajadores gracias a la técnica de trabajo en equipo que los obliga a interactuar entre ellos y socializar generando mejores vínculos y más estrechos.

5-Aumentar la motivación de los trabajadores a través de los logros y recompensas que propone esta técnica. Asimismo el aumento de productividad se visualizará de forma directa porque los trabajadores seguramente se sientan más comprometidos con la organización.

Ejemplos de  gamificación en las empresas

Hasta el momento solo hemos reparado en conceptos abstractos que nos ayudan a entender algunos ámbitos de aplicación de la gamificación, su significado, beneficios y objetivos que llevan a hacer uso de esta técnica.
Pero ¿qué sucede si queremos pensar en una manera concreta de implementarla? seguramente nos encontremos con una inmensidad de ejemplos que pueden adaptarse a las diferentes necesidades, organización y públicos para responder a todas las demandas existentes.
Más allá de lo abarcativo que esto puede llegar a ser, podemos destacar los siguientes ejemplos:

Apps de concursos

Los concursos estimulan el trabajo en equipo y la superación de los empleados. Así mismo incentivan la creatividad y la participación.

La temática del concurso puede variar en función de la organización, incluso pueden utilizarse fechas especiales o bien eventos puntuales de la empresa para que los trabajadores compitan entre ellos y gane el que más conocimiento tenga sobre esa temática, por ejemplo.

Simulacros virtuales

Esta técnica se convierte en un reto o desafío para los empleados en donde ya no solo deben atender y escuchar lo que se les dice sino que además deben poner en práctica lo aprendido. Los simulacros virtuales obligan a los trabajadores a tomar decisiones y a actuar en consecuencia con total responsabilidad.

Preguntas y respuestas

Aplicaciones como Atrivity ayudan a monitorear los conocimientos adquiridos en una formación, a través de un sistema de preguntas y respuestas que ofrece premios a los ganadores y presenta desafíos grupales.

Teambuilding y Hábitos saludables

Existen diversas herramientas que pueden contabilizar y dar seguimiento de un elemento en particular. Dentro del campo de los hábitos saludables es posible contabilizar por ejemplo los pasos que han dado durante el día, la cantidad de fruta ingerida, etc y comparar su rendimiento día a día o bien compararlo con el de sus compañeros, llegando a recompensar al que mejores resultados logre.

Su versatilidad se deja ver fácilmente ya que ofrece opciones que se adaptan a las diferentes necesidades. Si las herramientas existen, no quedan excusas para implementar estrategias innovadoras y creativas tanto en el ámbito educativo como en el empresarial.