Hugues Lacouture Daníes, un juntero íntegro, leal, honesto, serio, diligente y disciplinado

A pesar de que vio la luz en una clínica de Barranquilla, a los pocos días de su nacimiento Hugues Lacouture Daníes regresó a La Junta, donde estaban residiendo sus padres en ese momento. Allí permaneció por varios años acompañado también del calor de sus abuelos paternos, en un ambiente agradable de una geografía preciosa, cerquita del río Santo Tomás y su balneario El Salto.

Tuvo una infancia sana con visitas constantes a las fincas de su padre y palpando los animales y las siembras de pancoger de primera mano.

Su fecha de nacimiento es el 27 de octubre del año 1978. Es hijo del Dr. Eduardo Lacouture Cuello y María Mercedes Daníes Lacouture. Tiene dos hermanos a los que adora: uno mayor, Juan David, y una menor, Cristina Margarita.

Luego, la familia se mudó a Riohacha, pues el presidente conservador Belisario Betancur Cuartas (1982-1986) nombra a su padre gobernador de La Guajira y allí estuvo ocupando ese digno cargo por el periodo de un año. Realizó una gran gestión donde predominó la honestidad y el empleo. Todavía muchas personas del municipio de San Juan del Cesar conservan sus trabajos y ya algunos se han pensionado. Las nombró el dignísimo Dr. Eduardo o ‘Yayo’, como muchos le decíamos por cariño.

De Riohacha regresaron a San Juan. Vivieron un tiempo en casa de su tía Eloísa Loreto, mientras su padre construía una hermosa residencia al lado de la Alcaldía de este próspero municipio. Al poco tiempo, cuando se convirtió su progenitor en el primer alcalde elegido por voto popular, se comunicaba con su oficina como si fuera una habitación más de su casa, pues le quedaba como dicen en La Junta, a boca de jarro; lástima que la envidia y el pensamiento equivoco de algunas personas que ni hacen ni dejan hacer sacaron del ejercicio de alcalde a ese gran líder de eminentes calidades humanas e intelectuales.

Su primer año de preescolar Hugues lo cursó en la capital guajira y el resto de la primaria en el Colegio Gabriela Mistral de su San Juan del Cesar del alma. El bachillerato en la institución Biffi La Salle de la ciudad de Barranquilla.

Mi connotado invitado de hoy a mi crónica lleva el nombre del primero de sus antepasados que llegó a Colombia desde Francia en 1848, se llamó Hugues Lacouture Cevéne. Lo acompañó su hermana Margarita Desirée y sus padres, registros de Migración de la época y estudios genealógicos afirman que entraron al país por el puerto de Riohacha. Cabe destacar que su abuelo paterno, Hugues Manuel Lacouture Daza, también llevó ese reconocido nombre en honor a él; y lleva su denominación el colegio de bachillerato de La Junta, que suministra educación secundaria, además de La Junta, a poblaciones como La Peña, Curazao, Carrizal y Los Haticos.

Argumenta Hugues Manuel que toda su vida ha estado estrechamente ligada al Departamento de sus amores, La Guajira. Su familia ha tenido un papel destacado en toda esta comarca. Su padre Eduardo Lacouture Cuello fue lo que llaman un verdadero líder, ocupó con decoro e hidalguía las dignidades de concejal, diputado, alcalde, gobernador y representante a la Cámara. No hay un pueblo del municipio de San Juan del Cesar y el Departamento, en general, donde no se encuentre una obra de este insigne hombre público.

Del lado de su familia materna, su bisabuelo, Rodolfo Daníes Gutiérrez, fue un destacado dirigente liberal riohachero, teniente coronel del Ejército colombiano, quien en sus propios barcos trajo parte del armamento que se utilizó en la guerra de independencia de Colombia.

Con vehemencia me dice Hugues: “Tanto mi padre como mi madre siempre me hablaron de honrar la palabra y de ser fiel al valor del compromiso, que junto con el trabajo bien hecho son los que transforman las promesas en realidad”.

Y así mismo, cuando se presentan dificultades, como suele suceder en todas las familias; él y su núcleo familiar hubo un momento en la época de la violencia que les tocó emigrar a Barranquilla, pero eso sí nunca han perdido su arraigo y amor por la tierra guajira.

Su educación familiar ha estado llena de buenos principios y modales. Le inculcaron siempre que no importa el oficio o la profesión que se tenga, siempre y cuando pongas toda tu capacidad y compromiso para sacar adelante el proyecto encomendado, ahí está en buena parte su convicción personal, es un convencido que el espacio desde el Congreso de la República como representante a la Cámara por La Guajira, es una oportunidad inmensa para trabajar por el bienestar de los guajiros. En pocos días ha logrado que los ojos del gobierno se enfoquen en problemas estructurales como el agua potable, pues esta es la mayor necesidad que padece este Departamento.

Los amigos incondicionales de mi homenajeado se llaman: Miguel Cinque, quien describe a Hugues como un ser humano fiel, serio, diligente y disciplinado; José Manuel Daza Mendoza, quien afirma: “para mí, Hugues es un ser humano extraordinario de excelsas calidades y cualidades profesionales, amigo íntegro, y leal con un altísimo grado de capacidad de servicio para sus semejantes”. Donfath Rodríguez comenta: “Hugues, para mí, es más que un amigo, es una persona que irradia alegría, sinceridad, confianza y amabilidad. Jamás le he escuchado una palabra hiriente o de enojo hacia nadie, permanece con una sonrisa a toda hora, en los tiempos de campaña se distinguió por ser un candidato que le decía a la gente la verdad y jamás prometió nada que sabía no iba a cumplir si llegaba al Congreso, la gente siempre lo catalogó como una persona de gestión, que a pesar de no poseer credencial conseguía proyectos que beneficiaban a la comunidad. Otro entrañable amigo de mi invitado se llama Reinaldo Plata Daza, con quien no pudimos comunicarnos.

Reconocimientos

Fue reconocido por la Cámara Junior Capítulo Tajamares, como joven sobresaliente por sus logros de liderazgo ambiental obtenidos en servicios a favor de la comunidad, buen desempeño y trayectoria en sus campos laborales, por ser generador de cambios positivos y ejemplo para los jóvenes de la región Caribe.

Reconocido también por el Concejo Municipal de San Juan del Cesar por interpretar asertivamente las necesidades del pueblo guajiro, interviniendo para garantizar los derechos y el bienestar de las personas vulnerables.

Fue procurador Agrario y Ambiental de La Guajira con lujo de detalles, defendió férreamente los intereses de las comunidades guajiras.

Ocupó la dirección de la autoridad ambiental durante la primera administración de Álex Char como alcalde.

Desde el 5 de abril del año 2022 se posesionó como representante a la Cámara por el departamento de La Guajira en reemplazo de María Cristina Soto, quien renunció a su curul para atender asuntos de salud. Su prioridad es el agua, problemática de la que han sufrido los guajiros toda la vida.