Salvador Ramos, el joven de origen latino autor de la matanza en Texas compró las armas luego de cumplir los 18 años

El asesino de 19 niños y dos profesores en una escuela infantil de Texas era un joven de 18 años descrito como retraído.

Su nombre era Salvador Ramos, de origen latino y fue alumno de la misma escuela, a la que volvió con dos rifles y, en el objetivo, niños de entre 7 y 10 años de primaria. Luego de cometer la masacre fue abatido por la Policía.
Antes de salir de su casa también le disparó a su abuela porque quiso retenerlo. La mujer de 66 años se encuentra ingresada en un hospital de San Antonio, aún no se tiene información precisa sobre su estado.
En una imagen publicada en su cuenta de Instagram cuatro días antes del ataque a la escuela, Salvador muestra dos escopetas semiautomáticas con el cargador enganchado. El pistolero compró sus armas inmediatamente después de cumplir 18 años el pasado 16 de mayo, informó un senador del Estado de Texas.
También un extracto de un diálogo que una joven publicó ayer, minutos después de enterarse de la masacre de la Escuela Primaria Robb. La conversación comenzó el pasado jueves, y no se conocían. El viernes pasado, Salvador compartió una foto de dos rifles con esta chica. «¿Qué tienen que ver tus armas conmigo?», preguntó ella, a lo que él respondió con un críptico: «Estoy a punto de hacerlo. Te lo diré antes de las 11. Hay un secretillo que me gustaría contarte».
El tiroteo tuvo lugar poco después de esa hora.

Las armas que mostró en su cuenta de Instagram.


Ella nunca contestó. El último mensaje de Ramos data de las 9.16 horas: «Voy a ello». La joven recuerda ahora: «La única razón por la que le respondí fue porque me asustó. Ahora me pesa no haberme quedado despierta hablando con él para tratar de evitar este crimen».
Del tirador de Texas se supo que era un joven solitario que sufrió acoso escolar cuando era niño porque tenía dificultades en el habla y por la complicada situación financiera de su familia, según publican medios estadounidenses como el Washington Post y la CNN tras hablar con amigos y compañeros de clase.

Mensaje que envió horas antes de cometer la masacre.