Juego de tronos

Sin duda alguna, las elecciones presidenciales en cualquier Estado del planeta generan mucha conmoción y controversia por la expectativa de la transición de poder que acarrean y nuestro país no es la excepción, esta carrera por la Presidencia la iniciaron algunos candidatos que aprovecharon las falencias del gobierno de Iván Duque para movilizar el inconformismo originado por una mala propuesta de una reforma tributaria y el resto de los sucesos ya todos los vimos a través de redes y noticias, tan así que nos quedamos sin la sede de la Copa América.

Todos creen tener la razón en que son la mejor opción para dirigir Colombia, un país lleno de mucha diversidad étnica y cultural, donde la pandemia nos ha golpeado de manera sin igual en todos los sectores, pero en el plano político ya no es como antes donde solo se veían contiendas entre liberales y conservadores, rojos y azules; hoy son los de derecha, los de izquierda o los de centro, algunos de color verde, otros amarillos, otros rojos, con toques de otros colores, otros azules matizados, en fin la paleta de colores es amplia y al final cada grupo lo que busca el mantener el codiciado trono del poder y establecerse en la silla que da el trono, la Casa de Nariño, y así gobernar.

En estos meses el país se ha  vuelto un campo de batalla, librando una guerra por el poder, así como la afamada serie producida por la cadena de HBO, ‘Game of Thrones’, que fue inspirada en las novelas ‘Canción de hielo y fuego’, donde se relata las vivencias de un grupo de personajes de distintas casas nobiliarias en el continente ficticio de Poniente para tener el control del Trono de Hierro y gobernar los siete reinos que conforman el territorio. A lo largo de ocho temporadas y más de sesenta episodios fueron relatados en distintos paisajes deslumbrantes y majestuosos con una trama única y una puesta en escena, producción y efectos visuales que capturó la atención de miles de personas en todo el mundo.

Para aquellos que tuvimos la oportunidad de verla, entenderán que lo que esa serie relata en la época medieval no es nada distinto a lo que está sucediendo desde hace varios meses en pleno siglo XXI en nuestro país, una guerra por ostentar el trono del poder que da ser el presidente de la República de Colombia sin importar las consecuencias económicas, sociales, morales y el bien común que debe primar al estar en un cargo tan alto como este.

Los rumores, las traiciones, las mentiras, los miedos, la incertidumbre, las pasiones, la violencia, la hechicería y las fiestas forman parte de la trama, todas estas emociones y situaciones se entretejen alrededor de muchos de los personajes que se sienten merecedores de reclamar el Trono de Hierro, donde solo se sienta el Rey. Así están los candidatos en sus campañas por la presidencia, tienen envuelto al pueblo colombiano en todas estas emociones generando un estado de excitación por lo que ha de venir, memes cargados de burlas, irrespeto, fake neews circulando en la red que tratan de confundir a los votantes, manipulación de imágenes de convocatorias públicas para intimidar al oponente, videos cínicos donde se ponen en evidencias las artimañas de las campañas para tratar de desprestigiar al contendor, quedando expuestos planes de cortes maquiavélicos con tal de convencer mediante la mentira, no imagino todo lo que hay detrás del telón de las campañas políticas, a lo que no tenemos acceso y no se logra filtrar, me pregunto ¿En política, el fin si justifica los medios?

Lo que se viene para Colombia este domingo posiblemente quede definido, en caso de no ser así, pues lo sabremos en la segunda vuelta, ¿será que Gustavo Petro es la solución o es puro populismo y luego de estar en su trono, el poder lo posea y los miedos de algunos sean ciertos y todo lo especulado se materialice? o ¿Federico Gutiérrez realmente represente la innovación de manejar un país de manera distinta sin ‘mermelada’ y corrupción?  ó ¿Será que Rodolfo Hernández logre el empujón que le falta para llegar a una posible segunda vuelta y realmente represente ese punto medio y no esté jugando a restarle a ‘Fico’?. Esto está por verse y esperemos que el que se suba al trono sea por designio de Dios, que es el único que quita y pone reyes.