Búsqueda de personas dadas por desaparecidas en Colombia será priorizada a corto y mediano plazo    

La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (Ubpd) presenta al país la manera en que está desarrollando y avanzará en la búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el contexto y a razón del conflicto armado.

Alrededor de las preguntas: ¿A quiénes estamos buscando? ¿En dónde les estamos buscando y seguiremos haciéndolo?  ¿En dónde les desaparecieron? ¿Con quiénes les estamos buscando y les buscaremos?, que incluyen la comprensión desde los enfoques diferenciales, de género (mujeres y población Lgbtiq+) y étnicos, así como el enfoque territorial, se viene trazando la hoja de ruta de la organización, planificación e implementación sistemática y masiva de la búsqueda de las personas desparecidas forzadamente y las desaparecidas por secuestro, reclutamiento o participación en las hostilidades, sean ellas pertenecientes a grupos armados regulares o irregulares.

«Se trata de un trabajo que fije una ruta para encontrar a las personas desaparecidas y que permita aliviar el sufrimiento de tantas personas en el territorio colombiano«, expresó durante la presentación del informe la directora de la Ubpd, Luz Marina Monzón.

Dijo que lo novedoso para el país con esta presentación es que se trata de hacer eficientes, efectivos y racionales los esfuerzos de las instituciones en procura de la satisfacción oportuna y adecuada de los derechos de las víctimas a la verdad y la reparación respecto a la búsqueda de sus seres queridos.

“Esfuerzos que deberán complementarse con los aportes y la participación de las víctimas, las organizaciones de la sociedad civil, la sociedad, todos los actores relevantes y la comunidad internacional”, agregó.

¿Cómo fue esto posible? Con análisis coordinados y participativos que permitieron cruzar las necesidades más urgentes de la búsqueda (prioridades estratégicas), con los territorios en donde se reconocieron mayores y más rápidas oportunidades de respuesta a las víctimas (prioridades territoriales).

Política pública

Juliette de Rivero, representante en Colombia de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, precisó que

 «la búsqueda debe enmarcarse en una política pública«, algo «necesario» para «articular y coordinar todas las partes que hacen parte de la búsqueda. Sin política pública es difícil que se dé esta coordinación«.

Monzón coincidió en este aspecto, indicando que «quizás uno de los desafíos más grande a los que se enfrentan las víctimas cuando están buscando es el ‘peloteo’ a las que están sometidas pasando de entidad a entidad» sin recibir respuestas o ayuda en ninguna parte, por lo que la política debe dar esa dirección y coordinación.

«El plan que se está presentando hoy es fruto del esfuerzo colectivo; es muy lindo ver que las víctimas se sienten reconocidas en este plan y siente que han sido parte y han sido parte de esta respuesta» frente a la búsqueda de personas desaparecidas, aseguró la representante de la ONU, quien también insistió en la importancia de impulsar la «no repetición«.

De acuerdo con la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (Uariv), en Colombia son reconocidas 50.048 víctimas directas de desaparición forzada, mientras que entre sus familiares 131.836 son reconocidos como víctimas indirectas sujetas de reparación.

34 regiones priorizadas