Senadora del Pacto Histórico, Martha Peralta, aliada del presidente Petro para sacar adelante iniciativas en La Guajira

La senadora del Pacto Histórico, Martha Peralta, se considera una aliada del presidente electo de Colombia, Gustavo Petro Urrego, para sacar adelante iniciativas sociales en favor de La Guajira.

En diálogo con Diario del Norte, expresó que La Guajira no le falló al Gobierno del Cambio, que significa la esperanza para que el Departamento entre a estar en la agenda pública, también en la toma de decisiones a nivel nacional y que las propuestas del presidente electo lleguen a la península.

“Por supuesto que estoy muy feliz de ser senadora del país, de ser guajira, pero también ser senadora de Gobierno”, agregó la congresista.

Puntualizó que cuenta con un presidente amigo que considera aliado para trabajar en beneficio del Departamento.

La senadora Peralta recordó que Gustavo Petro siempre ha expresado que el sol y el viento son la nueva riqueza de La Guajira y el Cesar, lo que tiene que convertirse en beneficio para el Departamento.

“Sé que el presidente Gustavo Petro tiene en su cabeza al departamento de La Guajira, sé que va a trabajar y vamos a trabajar incansablemente esta bancada para que no tenga que morir ningún niño de hambre ni en La Guajira ni en el país, esa será nuestras banderas”, enfatizó Martha Peralta.

Agregó que también los guajiros tienen derecho al agua potable, y que esa agenda que construyó con la ciudadanía en su campaña al Senado será una realidad de la mano de un presidente amigo.

“Hoy estamos a su lado, nos escucha, tiene la confianza, y por eso es que yo siento que esa esperanza y esos cambios van a llegar y a darse en el departamento de La Guajira”, manifestó.

Además, precisó que estarán trabajando de la mano de los dos nuevos representantes y del senador electo Alfredo Deluque Zuleta, para sacar adelante las reformas que necesita el país, para empezar ese verdadero cambio para que realmente se empiece a construir esa Colombia incluyente, en la que quepan todos y donde no tienen cabida los corruptos.