Bienvenido Gustavo Petro, presidente de Colombia

El presidente electo Gustavo Petro se convirtió en el fenómeno político del momento, ya que con una significativa votación logró derrumbar los sectores que en tiempos pretéritos cayeron en el clientelismo y la corrupción, banderas con las cuales la campaña del Pacto Histórico logró convencer a sus electores.

Con la votación lograda por Gustavo Petro en primera y segunda vuelta presidencial se demuestra que muchos votantes llegaron voluntariamente a las urnas y lo hicieron en señal de rechazo a todo lo que tuviera cualquier guiño o ápice del uribismo, lógico, representado en el expresidente Álvaro Uribe, a quien no hay que desconocer que cuando estuvo en el esplendor de la política también se convirtió en un fenómeno de la política del momento con respaldo unánime de amplios sectores de la población civil, que en su momento votaron por un cambio que también se manifestó en las elecciones del pasado 19 de junio, en donde Gustavo Petro recibió la votación de una ciudadanía que demostró un cansancio de los desgastados últimos gobiernos.
El espectro ideológico de los candidatos de la derecha encasillado en el uribismo se ha desvalorizado de tal forma, que Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández ocultaron al máximo su cercanía con este sector político y sus séquitos, recibiendo el rechazo de una sociedad cansada de los últimos gobiernos que no han tenido tacto en la solución a los problemas coyunturales del país.
Hoy la realidad política de Colombia es otra: Gustavo Petro es el presidente electo de los colombianos y le corresponde desde ya quitarse el rótulo de los partidos y movimientos políticos que lo respaldaron, ya que una vez tome posesión del cargo como presidente de la República es de todos los colombianos y no de quienes hacen parte del Pacto Histórico.
Entre el tiempo de presidente electo y mandatario posesionado existe un espacio en donde el nuevo cronómetro comienza a ponerse en cero para quienes aspiran a las elecciones regionales a Concejo, Alcaldía, Asamblea y Gobernación. Mientras los electores y los simpatizantes de Gustavo Petro disfrutan de la alegría de su elección, comienzan a pulular las veintenas de nombres de querer aspirar por ese sector político para las alcaldías y las gobernaciones del país.
Ahora bien, el reconocimiento tempranero que hizo Rodolfo Hernández al refrendar el triunfo político de Gustavo Petro no deja de ser un acto de gallardía, propio de la política civilizada que presagia que vamos a tener tranquilidad gubernativa durante la administración Petro Urrego.
La posición de Rodolfo Hernández al reconocer temprana y gallardamente el triunfo de Gustavo Petro, legítima la elección del actual presidente electo, acto de gallardía que deben reconocerlo quienes votaron y defendieron la elección del candidato costeño.
Hoy le damos la bienvenida a Gustavo Petro, el presidente que quiere construir a Colombia como una potencia mundial de la vida.