‘Joaquín Gómez’ reconoce que Farc extorsionaba a familias de secuestrados muertos en cautiverio

Milton de Jesús Toncel Redondo, conocido como ‘Joaquín Gómez’, uno de los más antiguos comandantes de la extinta guerrilla de las Farc, admitió que muchas veces siguieron extorsionando y mintiendo a las familias de los secuestrados, a pesar de que en algunos casos, ya hubieran muerto en cautiverio.

Durante el segundo día de la audiencia de reconocimiento del antiguo secretariado de las extintas Farc ante la JEP, el exjefe guerrillero hizo las reveladoras confesiones.

“A veces la persona moría en cautiverio y a pesar de ello, hubo muchos casos en los que a los familiares no se le decía nada sino que se les seguía cobrando (…), cuando la actitud más lógica más sensata, más humana, era comunicar a la familia y regresar el cadáver”, dijo.

Frente a las víctimas, sostuvo que se arrepiente del horror en el que participó y en el que se desconoció la humanidad de las víctimas del secuestro. “No haber tenido en cuenta las condiciones de vulnerabilidad de los secuestrados en el momento del secuestro”.

 ‘Joaquín Gómez’ también dijo que las condiciones de los secuestrados no eran iguales, porque había factores como la edad y la salud física y mental entre otros.

El exjefe del antiguo Secretariado de las Farc también aceptó que el intercambio de secuestrados por familiares fue uno de los hechos más graves que ocurrieron en medio del conflicto.

Señaló que los secuestrados fueron utilizados como mercancía. “Es una expresión de degradación de los principios revolucionarios, éticos, que deben regir, donde sin el menor miramiento las víctimas son vaciados de su contenido humano y se utilizan como objetos mercantiles, poniéndoles un precio”, indicó.

Agregó que, “se realizó el intercambio por otro familiar teniendo siempre presente la equivalencia en dinero, otro hecho grave es el trato recibido”.

Milton de Jesús Toncel Redondo expresó también que en las extintas Farc se volvió un negocio secuestrar con fines extorsivos.

“Desafortunadamente, había un negocio con la práctica del secuestro, que por sí solo constituye la vulneración de los derechos humanos”, dijo ante las víctimas de este tipo de plagio.

Admitió que la intimidad de los secuestrados se perdió y ellos estuvieron sometidos a hechos vergonzosos en medio del cautiverio.

“Las necesidades fisiológicas se convirtieron de carácter público, eran usuales las marchas nocturnas, las marchas forzadas, la alimentación no se ajustaba a la salud y necesidades fisiológicas del secuestrado, su vida era violentada (…)”, sostuvo.

‘Joaquín Gómez’ aseguró también que lo que se buscaba era que los secuestrados fueran rentables. “No se tenía en cuenta su bienestar sino más bien que tuviera ‘éxito económicos’, que fueran rentables”. 

Toncel le envió un mensaje a todos los mandos medios de las extintas Farc-EP: “No teman. Yo he asumido, como me tocaba asumir, responsabilidad. Contribuyamos y contribuyan a seguir aportando información como han hecho hasta ahora (…), digamos la verdad”.