Juan y Medio a la vanguardia de la tecnología en el Distrito de Riohacha

Los pobladores del corregimiento de Juan y Medio, en Riohacha, tienen varios motivos para festejar, primero su identidad plena con la nueva vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez y, segundo, que la tecnología llegó para quedarse por aquello de conectar a los desconectados en una iniciativa que llegó de la mano de la empresa WOM, el nuevo operador de telefonía móvil en Colombia.

En junio del 2021, la organización llegó al pintoresco poblado, donde aún su gente tiene que buscar agua en burro en el río Tapias, sufrir por el pésimo servicio de energía eléctrica y cocinar con carbón y leña porque no gozan aún del servicio de gas natural, pero los estudiantes, docentes y padres de familia gozan de una moderna aula digital, como parte del proyecto de educación digital denominado “Parche Digital”, iniciativa que promueve la inclusión y la apropiación tecnológica.

El programa, además de la infraestructura tecnológica, ofreció todo el proceso de alfabetización, apropiación y ciudadanía digital con el apoyo de Google Education, a través de sus contenidos educativos.

Además, incluyó la formación complementaria a través de una plataforma educativa orientada al desarrollo y fomento del pensamiento computacional para los niños, así como formación en emprendimiento digital para los padres y cuidadores de la comunidad.

La iniciativa se enfocó en la transferencia y acompañamiento al docente como actor clave para el involucramiento e inspiración de los estudiantes, en un proceso conjunto que permitió habilitar nuevas oportunidades para toda la comunidad.

Los beneficiados iniciales fueron 250 estudiantes de la institución educativa Sierra Nevada sede Juan y Medio, en las edades entre los 6 a 12 años, también se brindó espacios de capacitación a los adultos de la comunidad, buscando promover en ellos nuevos emprendimientos y fortalecer los existentes.

Los docentes

Silca López tiene claro que contar con el servicio de internet y que sus alumnos manejen varias herramientas digitales, es una gran oportunidad para acceder al conocimiento. Ella es Ingeniería Ambiental de la Universidad de La Guajira, magister en Educación y estudiante de doctorado en educación, interculturalidad y territorio, de la universidad del Magdalena.

“La verdad es que ha sido una oportunidad muy grande y, muy importante para nosotros como docente de una institución educativa, en la que anteriormente no contábamos con estos recursos, muchas dificultades para acceder a la tecnología, para acceder a redes sociales, para acceder al internet y gracias a la llegada de WOM, hemos tenido la oportunidad de que los estudiantes se conecten y estén al día con los avances tecnológicos”, dijo.

Agregó que es una forma de mejorar los procesos académicos al interior de la institución, para lo cual participaron de una jornada de formación en varias áreas, que luego compartieron con los estudiantes.

Agregó que se les brindó la oportunidad de tener acceso a equipos tecnológicos que antes no tenían como, por ejemplo, los portátiles.

“Anteriormente no contábamos con el servicio de internet, porque las grandes empresas que manejan esos servicios no habían llegado al territorio, digamos que WOMfue el pionero y fue la primera empresa que prestó atención y volteó la mirada a estosterritorios abandonados, y afortunadamente se hicieron notar acá en la región, ahora tenemos conectividad gracias a ellos”, expresó.

Los emprendimientos

Hace ocho años, la barranquillera Lucinda Díaz Valdez llegó a Juan y Medio, donde por esas cosas de la vida encontró al amor de su vida, de inm

ediato montó su pequeño negocio “Variedades la Bendición”.

“Inicié con una vitrina, un cuadernito y ahí llevando la cuestión,  cómo he sabido sobrellevar el ritmo de las cosas,  poco a poco va uno adaptándose, y el negocio fue  creciendo, mire ahora todo lo que ofrezco a los clientes”, explicó.

Lucinda es famosa en Juan y Medio, y ahora más porque también se capacitó para vender por redes sociales, una experiencia que considera gratificante.

“Cuando llegó WOM, me llamó la atención, me capacité junto con mi esposo, aprendí del uso de algunas herramientas para fortalecer el negocio”, dijo.

Relata de manera muy amena, que, a través de WhatsApp, también vende elementos como las sincard, las recargas y otros encargos de clientes que viene manejando desde hace mucho tiempo.

“Aprendí a vender por WhatsApp, me han mandado mi plática y, no me puedo quejar”, advirtió.

En la tienda de Lucinda, se consigue de todo, desde una medicina hasta repuesto para motos, por algo la bautizó “Variedades La Bendición”.

La organización

María Fernanda López, es una profesional fonsequera, orgullosa de su tierra, pero además es la gerente de Sostenibilidad de WOM Colombia, quien lleva en su corazón la institución educativa de Juan Y Medio, porque fue el lugar donde nació la operación de la empresa como teleoperadora.

“Nuestra primera antena se instaló acá en este corregimiento y, básicamente nos llena aún de más orgullo porque fuimos el primer operador entraer conectividad directa al corregimiento de Juan y Medio, en conectarlos por primera vez”, dijo.

Recordó que con el pasar de los días se dieron cuenta que no bastaba con solo montar la infraestructura, por lo que se dieron a la tarea de ofrecer a los docentes inicialmente las herramientas correspondientes para que pudieran sacarle provecho a la conectividad.

“De ahí nace todo lo que hicimos alrededor del aula digital que se instaló, y que no solamente quedó instalada al servicio de la institución educativa sino de todo el corregimiento de Juan y medio y las zonas aledañas, ahora es el centro donde los jóvenes de las otras sedes pueden venir, donde han podido usarla sala de  conectividad para acceder a todo el tema educativo,  al tema de las pruebas saber,  tienen un ambiente mucho más cómodo.También a los niños les entregamos la ruta formativa,  a los docentes que al final es lo que nos llena de mayor orgullo,  porque es lo que va a quedar realmente en la institución y,  quiénes van a ser los protagonistas de que este proceso realmente trascienda y tenga valor en el largo plazo,  porque al final para nosotros estos proyectos significan el compromiso de entregar herramientas para que la propia comunidad sea la misma dueña y encargada de garantizar que en el tiempo perdure el impacto de estos proyectos en el territorio”, explicó.

Lucinda Díaz.
Silca López, docente.