Murió el actor James Caan, quien interpretó a Sonny Corleone, en la película El Padrino

El actor James Caan, que pasó a la historia del cine al interpretar a ‘Sonny Corleone’ en la saga ‘The Godfather’, falleció a los 82 años, informó su familia a través de su perfil de Twitter.

«La familia aprecia el amor y las condolencias y pide que se continúe respetando su privacidad en este difícil momento«, añadió el comunicado.

Por su papel en la primera entrega de ‘The Godfather’, Caan recibió una nominación al Óscar a mejor actor de reparto. Entre su filmografía destacan otros títulos como ‘The Rain People’‘El Dorado’ ‘Brian’s Song’, ‘Rollerball’ ‘A Bridge Too Far’.

Eternamente ligado al Hollywood de la década de 1970, muchos recordarán a Caan por la dramática muerte de su personaje, Sonny Corleone, acribillado a balazos en un peaje de Long Island por los hombres de Barzini en una de las escenas más famosas de ‘The Godfather’.

Fue esta cinta, en la que compartió pantalla con Marlon Brando y Al Pacino, la que lo catapultó a la fama mundial, pero curiosamente estuvo a punto de no hacer ese papel, ya que los estudios Paramount preferían a Carmine Caridi. Para su suerte, Coppola lo prefería a él y acabó imponiéndose.

Sonny Corleone, interpretado por James Caan, en El Padrino.

Nacido en 1940 en El Bronx de Nueva York, James Caan hizo de su característico acento y de semblante serio y duro una seña de identidad que permaneció en gran parte de sus personajes.

Entre sus actuaciones más memorables figura la película para televisión ‘Brian’s Song’ en 1971, donde dio vida al atleta Brian Piccolo, diagnosticado con cáncer en la cumbre de su éxito. La interpretación de Caan, sobria al tiempo que dramática, llevó a que los críticos consideraran la cinta como una de las mejores del año.

Ese papel convenció a Coppola para ficharlo al año siguiente en ‘The Godfather’. Antes, el cineasta y el actor habían trabajado juntos en ‘The Rian People’ (1969), pero los productores redujeron su aparición en pantalla al dudar de su aptitud para la interpretación.

Tras convencer al mundo de sus dotes para el celuloide, llegaron trabajos como ‘Rollerball’ (1975), ‘A Bridge Too Far’ (1977) y ‘Thief’ (1981), sobre la que él mismo llegó a decir que era la actuación de la que estaba más orgulloso.

Entre los papeles que rechazó se cuentan emblemas del cine como ‘Star Wars’ ‘Flew Over the Cuckoo’s Nest’.