Desnutrición

Cifras del Banco Nacional de Alimentos reportan la muerte de 55 niños por desnutrición en el departamento de La Guajira, en lo que va de este 2022, lo que debe generar una alerta en el Gobierno departamental y los municipios.

El director del Banco Nacional de Alimentos, Juan Carlos Buitrago, advirtió que el índice de inseguridad alimentaria en el Caribe continúa estando muy por encima del promedio nacional: un 65% frente al 54.2% que registra Colombia, teniendo en cuenta los datos de pobreza y de pobreza extrema, que inciden en la situación de hambre y desnutrición en la región Caribe.
La situación para La Guajira es bastante alarmante porque esa cifra seguramente aumentará de manera considerable, si desde el Gobierno departamental no se define una hoja de ruta clara que permita la búsqueda y atención rápida de niños enfermos por desnutrición.
Analistas del tema como Mauricio Ramírez, advierte que esa cifra sería una hecatombe, puesto que proyectada a semana 52 serían 110 casos. Es inaudito que los menores especialmente los wayuú, sigan sufriendo porque no se les garantiza el derecho a una vida digna, que tiene que ver con seguridad alimentaria, acceso a agua potable y trabajo para los papas, además de atención en salud y educación.
Los niños wayuú merecen vivir y si bien la primera responsabilidad es de los padres, también es de los gobiernos que muy poco interés está mostrando por atenderlos como ellos se lo merecen.
El Gobierno departamental y los entes territoriales deben activar las alarmas, para que la institucionalidad arrope a los menores, además de la necesidad de seguir trabajando para implementar la sentencia T-302 de 2017, donde los magistrados de la Corte Constitucional describen el paso a paso que se debe seguir para lograr su total aplicación.
El llamado también al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, para que aumente la cobertura de atención a los menores de cero a cinco años, como una contribución a garantizarles su sano crecimiento.