Práxedes Crispín Bolaño Brito

Rodeado de casas de palma y bahareque en la calle de las “Provisiones” en Fonseca nace este guajiro pulcro y ejemplar el 21 de julio de 1932, en el hogar conformado por Víctor Manuel Bolaño Campo y Elvira Dolores Brito Peralta, contó con seis hermanos, ellos son: Benito, Saúl, Idalid, Víctor, Melania y Adelaida.

Su nombre Práxedes es originario de Italia y cuenta la historia que fue una santa cristiana, Virgen Romana hija de San Prudencio, quien fue amiga de los apóstoles, a los pocos días de su nacimiento recibió el sacramento del bautismo y sus padrinos fueron: Juan Manuel y Rosa Francisca Daza Vidal, cariñosamente lo apoderaron ‘Páchele’, era muy querido por familiares y amigos, muy pocas personas le decían su nombre de pila, en su natal Fonseca vivió con su familia en la calle muy reconocida con el nombre de ‘Corazón de Jesús’, la que más tarde recibe la denominación de la calle del ‘Pereque’, muy al final de la ya mencionada calle de ‘Las Provisiones’.
Sus primeros años de primaria los cursó en Fonseca, bajo la tutela del profesor: Rafael Manjarrez Valle, excelso educador de recta disciplina y forjador de centenares generaciones; vivió poco tiempo en Fonseca hasta los nueve años solamente, pues a su padre Víctor Manuel, de profesión carnicero, le salió un trabajo en Maicao, para administrar un alambique de propiedad de Enrique Berardinelli, por esta razón sus estudios de primaria los termina en esta ciudad fronteriza. Su secundaria la estudió en el Liceo Bolívar de Cartagena de Indias y los Universitarios en la Universidad de Buenos Aires Argentina.
Estudió medicina por vocación y se convirtió en un servidor benemérito, de allí el remoquete de ‘Apóstol de los wayuú’, pues les servía de una manera desinteresada y los defendía a capa y espada.
Contrajo matrimonio con la pujante sanjuanera Abigail Vega Fernández y de esta fecunda unión nacieron cinco preciosos hijos: Jorge Luis (arquitecto especialista en proyectos), Indira Rosa (médica otorrino), Marco Antonio (odontólogo), María Elvira (ingeniera civil) y María Inmaculada (médica radióloga).
Incursionó en la política y ocupó las más altas dignidades de su glorioso Partido Liberal, por ello fue catalogado como un gran caudillo insigne, sanjuanero ilustre, demócrata, de la escuela del Dr. Eduardo Abuchaibe Ochoa.
En sus ratos libres disfrutaba de la riñas de gallos y del juego de domino, sus platos preferidos eran la iguana y el chivo, fanático del Deportivo Cali, le gustaba el Whisky y sus preferidos eran el old parr y el jhonnie Walker, nos confirma su hijo Jorge que era amante de la música de Alejo Durán y Luis Enrique Martínez.
Dignidades que ocupó:
Concejal del municipio de Maicao, diputado de La Guajira, jefe de Salud Pública departamental, primer director del Hospital San Rafael de San Juan del Cesar, representante a la Cámara y senador de La República.
Reconocimientos:
Declarado hijo adoptivo de los municipios de El Molino y Distracción.
Mejores amigos:
Humberto Rois Fernández, Eduardo Abuchaibe Ochoa, Carlos Alberto Fuentes (Completo), Escalona Brito, Lucho Run Run, Ufo Martelo, Stevenson Marulanda Plata, Armando Solano, Jorge Brieva, Chemita Daza, Eugenio Rumbo, Chombe Daza, Miguel Pinedo Vidal, entre otros, tenía amigos en toda Colombia y hasta en el exterior, un ser humano que se hacía querer, y amigo de sus amigos.
Anécdotas:
Cuando culminó sus estudios de medicina se presentó a la plaza principal de Maicao “Cacaito” y se les acercó a varios ex condiscípulos cambiadores de bolívares les mostró el diploma de médico y les recalcó: ya soy médico y no cambiador de bolívares, todos enmudecieron.
Su primer viaje a Argentina para iniciar su carrera universitaria lo hizo en barco, zarpó de Buenaventura, pues no contaba con recursos económicos para viajar en avión, el pasaje costó US101 dólares con 25 centavos.
Acompañó a su padre muchas veces cuando salía a las rancherías aledañas a Maicao a comprar chivo y ganado vacuno, la travesía la hacían en el lomo de un caballo al que llamaban ‘El Palomito’ y Práxedes iba en el anca del animal abrazando a su papá.
¿Nos recuerda su hijo Jorge mi compañero de estudios secundarios que una de sus anécdotas más recientes fue cuando la pandemia estaba en su máximo pico, pleno hacinamiento decidió ir a su finca junto a su conductor Jaime González, los detiene un agente de Policía y les recrimina porque están viajando, el Dr. Bolaño le dice que iba para su finca, vea Ud. es un adulto mayor no le tiene miedo al Covid? Le responde como le voy yo a tener miedo al Covid si soy médico y nosotros somos los que curamos el Covid.
Con tristeza el 15 de agosto del año 2020, víctima tal vez de esa fatal enfermedad y ya con 88 años cumplidos fallece este honorable hombre público, dejando a una familia sumida en la más profunda tristeza, se fue un ser humano dadivoso, un orador elocuente, con una carrera publica colmada de pulcritud y eficiencia, tuvo la oportunidad de hacerse visible y levantar su voz en los más connotados escenarios del gobierno, a nivel local, departamental y nacional, en todos nos representó con lujo de detalles, tuve la oportunidad de tratar al Dr. Bolaño como le decía y doy fe de su sencillez, rectitud e idoneidad, voté por él varias veces, paz en su tumba y que nuestro Señor le dé el descanso eterno.