Indígenas de la Sierra Nevada piden a la JEP que considere todos los falsos positivos de sus pueblos (Vea en vivo la audiencia)

Representantes de pueblos indígenas de la Sierra Nevada pidieron a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que sobre el caso de las ejecuciones de inocentes por parte del Ejército, tengan en cuenta todos los «falsos positivos» que se cometieron en sus territorios.

La petición la hicieron durante la primera jornada de la audiencia de reconocimiento del subcaso  de la costa Caribe que se desarrolla  en Valledupar, donde 12 militares que integraron el Batallón La Popa reconocen públicamente su implicación y responsabilidad en la comisión de 127 asesinatos y desapariciones de jóvenes inocentes para presentarlos como bajas guerrilleras en combate.

El comisionado de Derechos Humanos del pueblo wiwa, Pedro Loperena, precisó que en su pueblo ocurrieron «50 ejecuciones extrajudiciales» que cometió tanto este Batallón como otros dos más que actuaron en los departamentos de La Guajira y el Cesar.

Loperena agradeció a la JEP por recuperar los casos “que llevaban escondidos años en la Fiscalía y que tenía la justicia militar engavetados» y que «si no existiera la JEP” seguirían así.

«Llevamos más de 20 años llorando, 20 años lastimándonos, recordando estos episodios amargos», aseguró el representante wiwa.

Por su parte, el gobernador del pueblo kankuamo Jaime Luis Arias resaltó ante los magistrados de la JEP y los militares acusados de las ejecuciones la «desarmonización» que ha sufrido su territorio ancestral a causa del conflicto.

«Hemos sido víctimas, junto a nuestro territorio, de un proceso histórico y sistemático de violencias, al punto de ser declarado en situación de riesgo de exterminio físico», señaló el gobernador kankuamo.

Si la JEP y las víctimas consideran que es suficiente, los acusados podrán enfrentar penas restaurativas que no conlleven prisión, mientras que los dos coroneles que no han reconocido su participación, se enfrentan ahora a un proceso «adversarial» ante la JEP donde podrían enfrentar penas de 20 años de prisión. 

La última jornada de la audiencia continuará hoy en Valledupar con los testimonios de los exmilitares.