‘El ceibote’,  insigne árbol de Fonseca de 150 años, ya no aguanta más: está a punto de sucumbir

Cayéndose a pedazos por el sufrimiento de los años. Así está el gran árbol de ceiba que desde hace más de un siglo, se ha convertido en el vigilante de la historia del municipio de Fonseca.

Es incalculable su edad, alguien dijo que se estima  que tiene unos 150 años de existencia. Que fue uno de los primeros hijos de la naturaleza que desde las entrañas de la tierra, y bañado por el paso del cauce de la acequia de Medina, era el celoso guardián, donde en su robusto e imponente sombrío, se posaban los acompañantes de los diferentes sepelios de la Villa de San Agustín.

“Hablar de ti ‘el ceibote’ del Cementerio y de la calle de la ‘Tranca’, es hablar de una de las insignias más importantes que ha pasado por la historia del pasado y presente de Fonseca”, expresó un habitante del municipio.

Hoy las autoridades desde el Comité de Gestión del Riesgo de Desastres, entrarán a mirar cuál es la expectativa de vida y por ende el futuro de este árbol.

Desde tempranas horas de este lunes, el Cuerpo de Bomberos de Fonseca hace lo propio para la mitigación del riesgo en el que el arbusto se puede convertir, para los habitantes del sector donde se encuentra ubicado.