Asesinato de Al Zawahiri, líder de Al- Qaeda,deja incierto el liderazgo del grupo terrorista


Es probable que la muerte del líder de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, en un ataque aéreo estadounidense este lunes, ponga a prueba la determinación y la coherencia del grupo terrorista, y posiblemente ponga a prueba los planes de sucesión elaborados durante mucho tiempo, justo cuando aparentemente estaba posicionado para ser la principal amenaza yihadista del mundo.

Ayman al-Zawahiri estaba siendo vigilado desde hace más de una década por los Estados Unidos, luego de que tomara el mando tras la muerte de Osama Bin Laden. Este lunes fue sorprendido por un misil cuando se encontraba con su familia en su residencia de  Teherán, capital de Irán, donde nadie más resultó muerto o herido.

Recientes evaluaciones de inteligencia habían advertido que Al-Qaeda parecía estar beneficiándose de un periodo de relativa estabilidad dentro de su liderazgo y que el grupo estaba aprovechando la toma de control de Afganistán por parte de los talibanes,  comunicándose más libremente que en el pasado.

Solo algunos exfuncionarios antiterroristas y analistas advierten que, aunque Al – Qaeda también usó su nueva libertad en Afganistán para solidificar su jerarquía y línea de sucesión, existen serias dudas sobre qué tan bien se pueden poner en marcha esos planes, dadas las preocupaciones geográficas. y la creciente influencia de los afiliados africanos del grupo terrorista.

En particular, el funcionario citó las preocupaciones de varias agencias de inteligencia en todo el mundo sobre el estado del aparente heredero de Zawahiri, Saif al-Adel.

Se cree que el número tres de Al-Qaeda, Abd al-Rahman al-Maghrebi, el gerente general del grupo terrorista y el jefe de sus operaciones de medios, también se encuentra en Irán, junto con varios funcionarios de menor rango de Al-Qaeda.