A cinco días de finalizar el actual gobierno, Duque nombra a tres de sus ‘fichas’ cercanas como comisionados de la Creg

Polémica y hasta molestias en algunos sectores, ha generado el nombramiento del presidente Iván Duque, de dos de sus funcionarios más cercanos como expertos en Comisión de Regulación Energía y Gas (Creg).

Se trata del superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, y la superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño. El último nombramiento sería el de Sara Vélez, actual directora de hidrocarburos del Ministerio de Minas.

Los cinco comisionados que quedan en la Creg, a pocas horas de finalizar el actual gobierno, ha generado preocupación especialmente entre la dirigencia de la costa Caribe, pues las ‘fichas’ de Duque, tienen el poder de votar cualquier regulación que emita la entidad y tienen un periodo fijo que coincidirá con el próximo gobierno de Gustavo Petro.

Barreto y Avendaño tendrán un periodo fijo de cuatro años en la comisión de expertos de la Creg, una mesa de seis puestos donde también está sentado el actual director de la entidad, Jorge Valencia.

La comisión de expertos, junto a tres ministros del gobierno, se encarga de aprobar o negar todas las regulaciones que emite la Comisión y además nombra al director de la entidad.

Con la llegada de estos funcionarios se cree que existirá una piedra en el zapato para las decisiones del gobierno Petro, quien tiene una visión distinta a la de Iván Duque sobre el futuro del sector de energía y gas.

Así las cosas, Duque tendría ‘mayorías’ en la Creg aunque no sea presidente. Los nombramientos, por los que hoy es criticado, debieron ocurrir hace semanas, porque los periodos de los comisionados salientes estaban vencidos, pero solo se concretaron a días del fin de su mandato.

Otra crítica surge por el nombramiento de Natasha Avendaño, quien como superintendente estuvo a cargo de la liquidación de Electricaribe, operación que pasó hace 2 años a manos de Air-e y Afinia, contra las cuales existen reiteradas quejas principalmente por el incremento súbito de las tarifas aprobadas por la Creg.