Tres pescadores colombianos fueron repatriados después de naufragar en aguas nicaragüenses

La Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua informó que repatrió a tres pescadores colombianos que naufragaron desde inicios de julio pasado y que fueron rescatados en el mar Caribe.

Los tres pescadores colombianos fueron repatriados en la embarcación «Mayelita», de bandera nicaragüense, propiedad de Harry Pherygon Martínez Oneil, señaló la Naval en una declaración.

Los tripulantes rescatados y retornados son Carlos Evencio Castaño Cerna, de 62 años, Jorge Eusaly Castro Archibold, de 61 años, y Elbort Luis Torres, de 48 años, de acuerdo a la información.

Los tres pescadores de nacionalidad colombiana naufragaron en aguas nicaragüenses a bordo de dos embarcaciones de pesca artesanal, «debido a fallas mecánicas en los motores, siendo rescatados el 7 y 8 de julio pasados», indicó la Naval, sin precisar la ubicación.

Según el Ejército, el retorno de los tres pescadores colombianos a su país de origen a bordo de la embarcación «Mayelita» fue coordinado por el Distrito Naval Caribe.

El pasado 21 de abril, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) consideró que Colombia ha violado «la soberanía y la jurisdicción» de Nicaragua en su propia Zona Económica Exclusiva (ZEE) al autorizar actividades de pesca en aguas nicaragüenses, y le ordenó «cesar de forma inmediata» su conducta.

Ese mismo día el presidente de Colombia Iván Duque, aseguró que su Gobierno no permitirá que Nicaragua limite los derechos de su país en el mar Caribe, ni los de la comunidad raizal del archipiélago de San Andrés y Providencia.

El fallo del pasado 21 de abril tiene sus orígenes en una sentencia de la CIJ emitida el 19 de noviembre de 2012, por la que Colombia mantuvo la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, así como de los cayos que lo integran, y conservó 12 millas náuticas del agua que rodea estos territorios, pero perdió con Nicaragua casi 75.000 kilómetros cuadrados de mar.

Nicaragua denunció entonces ante la CIJ, con sede en La Haya, que Colombia había violado el derecho internacional por no aplicar esa sentencia porque su Armada hace operaciones en aguas caribeñas que no le corresponden y el Gobierno colombiano expidió el decreto que estableció una «zona contigua integral».