‘Misteriosa’ razón por la que Gustavo Petro dejó plantados en Bogotá a más de 400 alcaldes de Colombia

Varios de los alcaldes que llegaron este martes a Bogotá desde apartados sitios del país para asistir a la cumbre con el presidente electo, no dan crédito a que Gustavo Petro los haya dejado plantados, por un supuesto cruce de agendas.

Con total molestia y desazón por el desaire, los más de 400 mandatarios territoriales que acudieron a la cita de la Federación Colombiana de Municipios, recibieron la siguiente explicación: que Petro “se encontraba reunido con una comisión de expertos para hablar de uno de los apartes del empalme sobre seguridad nacional y defensa”.

Alcaldes de zonas alejadas de Chocó y Amazonas, reprocharon que hayan tenido que emprender un viaje de dos o tres días para llegar al encuentro y sacar de sus bolsillos los recursos para el desplazamiento, para tener que regresarse a sus regiones con las propuestas y necesidades que llevaban al nuevo gobierno.

“Muchos gastamos recursos del municipio para poder pagar el tiquete”, aseguraron los alcaldes.

Pero más indignación les generó que el equipo de Petro señaló que no llegaría a tiempo a la cita a primeras horas de la mañana y, por el contrario, la iba a posponer hasta la tarde. Sin embargo, Petro nunca apareció.

“Básicamente tuvimos un cruce de agenda”, aseguró Alfonso Prada, quien fue coordinador del empalme del Ministerio del Interior. “Estamos rematando el empalme, la agenda obviamente se congestiona. Estamos desplegando toda la capacidad física que tenemos para atender los compromisos que se están presentado”, concluyó y dijo que entendía “los justos requerimientos” de los alcaldes.

“El señor presidente tenía una programación y nos pidió al doctor Prada y a mí que asistiéramos. Trabajamos más de seis horas y escuchamos a más de 180 alcaldes. Es un tema complejo porque evidentemente no pudo estar aquí y le tocó priorizar”, sostuvo el exsenador Luis Fernando Velasco.

Y como si fuera menor la molestia, los delegados del presidente electo, prometieron que después de la posesión del 7 de agosto, volverán a programar un nuevo encuentro con todo el gabinete presidencial.

“Creemos que estamos iniciando con el pie izquierdo. No queremos pensar que la ausencia del presidente Petro obedezca a razones políticas”, comentó uno de los burgomaestres asistentes.