Usuarios de estratos 1 y 2 en el Caribe pagan casi lo mismo que un apartamento de estrato 6 en Bogotá

En más de un 73%, de junio de 2021 a junio de 2022, se ha incrementado la tarifa del servicio de energía en la región Caribe.

Por este aumento los usuarios de la Costa están pagando la energía más costosa del país, lo que llevó a que la Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado, citara a un debate de control político al Ministerio de Minas y Energía, la Superintendencia de Servicios Públicos, y al que fueron invitados la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) las empresas prestadoras del servicio de energía, Air-e y Afinia.

Uno de los citantes fue el senador Efraín Cepeda, quien esbozó la problemática “insostenible” en el tema de tarifas para los hogares de la región Caribe, y solicitó informe además de la distribución del servicio, ejecución de planes de inversión, indicadores y situación financiera de las empresas Aire y Afinia.

Añadió, que el principal componente de la tarifa está determinado por las pérdidas con un 29%, “es preocupante que de junio a julio de 2021 el incremento en las pérdidas estuvo en el orden de 481,7%”.

De acuerdo con su explicación, usuarios de estratos 1 y 2 en el Caribe pagan casi lo mismo que se paga en un apartamento de estrato 6 en Bogotá. Frente a los subsidios de energía, la propuesta es: incrementar el consumo de subsistencia para el Caribe y otras regiones con altas temperaturas, de 173 a 210 KWH.

Para el caso de Afinia Grupo EPM, en el último año, de junio de 2021 al mismo mes del 2022, la tarifa se ha incrementado en un 63,03%. El componente de pérdidas es el que representa el mayor incremento con un 385,5%.

“El mayor valor presentado en el mes de junio de 2022 se dio para la empresa Air-e con 287,18 $/kWh, seguido por la empresa Afinia con 205,13 $/kWh, muy por encima, del promedio de 55,96 $/kWh que representan las otras empresas”, indicó.

Enfatizó en que los habitantes del Caribe deben tener la posibilidad de pagar una factura, pero con el 73% de incremento en un año, frente al aumento del salario mínimo de un 10%, se hace insostenible.

“Cuando la Bancada Caribe logró la intervención y la liquidación de Electricaribe pensamos que el tema estaba solucionado, pero realmente continuamos con el viacrucis ahora con las altas tarifas de energía casi impagables”, señaló el parlamentario citante.

Propuso aumentar el consumo de subsistencia de 173 kilovatios hora por mes a 210 kilovatios hora por mes por el factor climático del Caribe y otras regiones con altas temperaturas, “y no es un golpe al presupuesto, es para aliviar a los estratos 1 y 2”, dijo.

Agregó en este sentido, que hay una resolución de la Creg que tiene como espíritu autorizar al Gobierno para crear un régimen tarifario, “y fue presentada como la solución al tema”, asunto que no ha salido como se esperaba.

Y si bien anotó que se ha visto una mejora en el número de interrupciones, una disminución de 8,86%, pero “cuando se compara con el promedio nacional, son 18 horas de interrupción en el país y en la región más de 90 horas, lo que lo sigue haciendo insostenible”.

Hizo un llamado a los miembros de la Comisión a que lo acompañen en la presentación de una proposición en el marco de la discusión del Presupuesto General de la Nación para incrementar solo para estrato 1 de la región Caribe el consumo de subsistencia de 173 a 210 KWH, y que se incluya un rubro presupuestal para la normalización de redes.

“El nuevo Gobierno deberá atender con prontitud este tema que genera desempleo y afecta negativamente la calidad de vida de los habitantes de la región Caribe. El costo promedio de factura para estrato 1 y 2 se come más del 20% del salario mínimo, lo que traduce en desigualdad”, concretó.