La administración

El llamado de atención del exalcalde de Riohacha, Wilder Ríos, a los concejales para que citen a los secretarios del alcalde José Ramiro Bermúdez, es una alerta para la administración.

La voz del exalcalde es el sentimiento de los ciudadanos que siguen esperanzados en disfrutar de una ciudad con grandes proyectos y amable con el medio ambiente. Los esfuerzos del alcalde José Ramiro Bermúdez, por mostrar una administración cercana al pueblo, ejecutando obras que muestren ese desarrollo social y económico que todos reclaman, están muy lejos de sentirse.

El mensaje es una alerta que debe llamar la atención de la primera autoridad del Distrito, para que de manera serena evalúe su administración, y encuentre el camino para concretar esas acciones en el cumplimiento de su programa de gobierno.

Es hora también de realizar cambios de algunos secretarios y jefes de oficina que realmente no están haciendo bien la tarea, y se muestran distantes, especialmente porque solo queda un año cuatro meses para que termine este periodo de gobierno.

Aun hay tiempo para redireccionar, para definir esa hoja de ruta y empezar a mostrar resultados en algunos problemas que persisten como la invasión del espacio, movilidad, inseguridad, las basuras, la deficiencia del alumbrado público, que se refleja en que todo se permite en la ciudad porque no se está respetando el principio de autoridad.

Es también reiterar el llamado a los concejales para que se interesen más por los problemas de la ciudad, y desprovistos de cualquier situación particular realicen ese control político argumentado que sirva de insumo para que la administración pueda avanzar.

Es necesario también convocar la atención de los ciudadanos para que muestren pertenencia por la ciudad, y cumplan con los deberes que les correspondan porque solo así todos unidos realmente se lograra ese progreso que tanto se reclama para disfrutar de una mejor calidad de vida.

Alcalde aún hay tiempo, no todo está perdido, hay mucho por trabajar para mostrar esos resultados que le prometió a su gente. “Cambiar la historia del Distrito”.