Defensor del Pueblo verificó en terreno los riesgos del pueblo indígena kankuamo en zona rural de Valledupar

El Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, realizó una visita humanitaria al corregimiento Makumake-Rioseco, de Valledupar, en el Cesar, para verificar la situación del pueblo indígena kankuamo  debido a los riesgos que sufren ante la presencia y amenazas de grupos armados ilegales en sus territorios.

Los voceros y líderes indígenas se reunieron con el Defensor del Pueblo y le manifestaron que continúan las afectaciones en derechos humanos, los cuales ya han sido advertidos por la entidad a través de la Alerta Temprana 026 de 2021, en la que se especifica cómo en el Resguardo Indígena kankuamo se han presentado amenazas, circulación de panfletos apócrifos que utilizan las siglas de grupos armados ilegales e incluso la misma incineración de kankurwas (centros ceremoniales).

También describe el Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la Defensoría del Pueblo que han ocurrido patrullajes por parte de hombres que a veces son vistos vestidos completamente de negro y en otras ocasiones portando prendas de uso restringido y que portan armas cortas y largas.

Carlos Camargo escuchó la compleja situación que afrontan y se comprometió con el envío de requerimientos y reuniones con las autoridades civiles y de Fuerza Pública para que actúen de manera rápida y efectiva en su protección.

Sobre todo, por el alto riesgo en el que se encuentran las comunidades de Murillo, Rioseco, Ramalito, Los Haticos, Rancho de la Gota, Mojao, La Mina, Pontón, Las Flores, Atanquez, Chemesquemena y Guatapurí, pertenecientes al pueblo Kankuamo, en jurisdicción de Valledupar.

“Seguimos haciendo monitoreo a las recomendaciones para lograr la garantía de los derechos de este pueblo indígena y exhortamos a las autoridades a que revisen y acaten las recomendaciones que hemos hecho para lograr la garantías de los derechos de las comunidades”, aseguró.

Actualmente, resaltó el Defensor del Pueblo están en la construcción de una alerta estructural para las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta con el fin de que se pueda reforzar el trabajo articulado de la institucionalidad del Estado antes los escenarios de riesgo actual, por el proceso de expansión y consolidación de estructuras armadas, que generan desplazamiento forzado en el departamento.

En el departamento del Cesar hay al menos 45.403 víctimas de desplazamiento forzado. En 2021 y lo corrido del 2022 se han presentado desplazamientos individuales de los municipios de La Paz, La Jagua de Ibirico, Manaure Balcón del Cesar, Astrea, Chimichagua, Pailitas, Pelaya y Tamalameque.

Ahora bien, en las regiones sur y occidente del Cesar se presentaron, durante 2021 y lo que va de 2022, acciones de grupos armados ilegales como el ELN; el EPL, los Pelusos y las AGC-Clan del Golfo.