Premio a la ineficiencia

Las  tarifas eléctricas que se aplican actualmente, autorizadas por el gobierno Central, premian la ineficiencia en el manejo de las pérdidas eléctricas.

El esquema tiene un error conceptual. Es contrario al que se usaba antes, cuando las pérdidas técnicas eran  8% en Bolívar y 12% en Atlántico. La meta de  una tarifa justa será imposible, porque ahora las pérdidas se le cargan al usuario, y  el paganini es el pueblo.

En la práctica se acaba la responsabilidad del sistema eléctrico dedisminuir las pérdidas de energía. Antes, era la meta principal de las gerencias de las Electrificadoras del Caribe. En los años 80 la FEN definió donde estaban los robos y las pérdidas técnicas de energía. Responsabilizó de su corrección a las mismas  Electrificadoras.  Con la privatización se cambia de enfoque y se exonera a Aire y Afinia de controlar las pérdidas. Las cargan vía tarifas a los usuarios.

Las pérdidas técnicas aceptables son un 12%, las empresas más eficientes  tienen  8%.  Las pérdidas por clientes dispersos en  estratos bajos son de difícil manejo. Se requieren modernas tecnologías con software de control de los balances de energía que identifican la ubicación  de las pérdidas. Se requiere además, invertir  para controlar los robos  modernizando las redes y su medición.

Lo extraño esel cobro retroactivo a los usuarios de pérdidas de energía, un impuesto disfrazado creado por la Creg solo para el Caribe. Por eso se han disparado las tarifas. Por eso  la protesta de los alcaldes encabezados por Jaime Pumarejo.

Lo injusto es la diferencia que se cobra por las pérdidas en el país. En el Caribe Air-e cobra por las  pérdidas  $ 247.23 Kw/h. En cambio en Bogotá, Cali, Medellín y Bucaramanga se cobra$50 Kw/h.O sea, 5 veces el promedio del resto del país. Y a más altas tarifas más robos.Es ineficaze injusto.

Lo correcto es mediciones más eficaces, con herramientas penales para controlarlas  pérdidas. En  10 años subieron de  27% a un 32%, por  falta de gestión empresarial. Las  inversiones ahoralas pagan los  usuarios vía tarifa y no lo aportan los operadores. No les duelen y  no responden por ellas.

La energía eléctrica ahora es un negocio familiar que no va a perder, y  no obedece los criterios de la Ley 142 del 94 fruto de la  Constituyente, que impide que la ineficiencia se traslade a los usuarios. Es inconstitucional.

Lo inteligente es conectar vía internet a los centros de control a cada usuario,  cada tramo de la red, cada transformador para  tomar decisiones  rápidas. Pero no tienen ese interés, porque recuperan las perdidasvía tarifa. Se trepan las tarifas a los industriales y lossacan de  competencia en el mercado internacional. Sus procesos productivos tienen un alto componente de  energía. Pagan más  por pérdidas que por consumo, y  requieren un servicio sostenible, económico y  confiable.

En enero del 2020 la Creg maquilló las Electrificadoras del Caribe  para venderlas.Como la  dificultad  para su mejor  presentación eran las pérdidas, aceptó que pudieran cobrarlas de manera retroactiva. Insólito y sin control. Incluyen las pérdidas técnicas y los robos como parte de las tarifas yse lo cobran a los usuarios.Se exonera a lasempresas de una responsabilidad  que siempre tuvieron. La Creg lo aprobó para venderlas.

Como el pueblo lo paga no hay  interesados en corregirlo. Antes había una gestión permanente en función de bajar las pérdidas. Ahora se premia la ineficiencia. No hay necesidad de arreglar las fugas y las pérdidas porque ya hay a quiencobrárselas: al pueblo. Y en Agosto vienen más alzas.