Comisión especial a la Sentencia

Como una medida para lograr el cumplimiento de la Sentencia T-302 de 2017, que declaró el estado de cosas inconstitucional por parte de la Corte Constitucional para garantizar la vida de los niños y niñas wayuú de los municipios de Riohacha, Manaure, Uribia y Maicao, la senadora Martha Peralta logró la creación de una comisión especial en plenaria del Senado, para hacerle seguimiento.

Es un logro muy importante, puesto que como bien lo indica la senadora este gobierno debe empezar a cumplir la Sentencia para garantizar el acceso al agua potable, alimentación y salud, a los menores wayuú.
Se trata de una nueva herramienta, para hacerle el debido seguimiento a la sentencia y lograr que por fin se cumpla lo que los magistrados de la Corte Constitucional ordenaron para garantizar la vida de los menores.
Han pasado cinco años desde aquel 8 de mayo de 2017, cuando se hizo pública la resolución jurídica Sentencia T-302 de 2017, por parte de la Corte Constitucional que trazó la ruta para la superación del Estado de Cosas Inconstitucional en La Guajira por la violación masiva, sistemática y generalizada de los derechos de los niños y niñas wayuú y, que se evidenciaba con la muerte de más de 4 mil niños en los últimos 8 años, por enfermedades relacionadas a la desnutrición.
A partir de ese momento, se inició todo un método por parte de la Presidencia de la República para dar cumplimiento a la sentencia, definiendo responsabilidades en varios de los ministerios, gobierno departamental y los municipios afectados, pero sin resultados relevantes hasta el momento.
El actual gobierno ha manifestado su compromiso de darle cumplimiento a la sentencia, por lo que se espera que empiece a dar demostraciones en tal propósito, para lo cual debe construir sobre lo que se ha avanzado.
Recientemente, el magistrado José Fernando Reyes Cuartas, en una audiencia de seguimiento, dejó claro los pocos avances de la implementación de la sentencia, debido entre otras razones a la desarticulación de las entidades responsables de hacerla posible.
“Una sentencia no significa en sí misma casi nada, su auténtico valor depende de su capacidad de ayudar a transformar la realidad”, así lo plantea el magistrado Reyes Cuartas y es a lo que realmente le deben apuntar las autoridades.