El abogado Carlos Hernán Rodríguez es el nuevo contralor General de la República 2022- 2026

Con 260 votos a favor, el Congreso en pleno eligió a Carlos Hernán Rodríguez Becerra como contralor General de la República para el periodo 2022-2026.

Tras el escrutinio, en el Senado, Rodríguez Becerra obtuvo 94 votos a favor, mientras que en Cámara fueron 166.

El nuevo contralor obtuvo el respaldo del Pacto Histórico, La U, Conservador, Liberal, Alianza Verde, representantes de las 16 Curules de Paz, Comunes, Nuevo Liberalismo, Cambio Radical y Colombia Justa Libres.

Carlos Hernán Rodríguez es es oriundo de Palmira, en el Valle del Cauca, es abogado y especialista en Derecho Administrativo,  se desempeñó  como auditor General de la República y reemplazará en el ente de control fiscal a Carlos Felipe Córdoba.

En sus primeras declaraciones como contralor,   Rodríguez se dirigió al Congreso.

«Agradezco a cada uno de los congresistas, a las diferentes bancadas y, en general, las personas que merecen especial distinción y que han llegado aquí al Congreso, que es la bancada de la Paz. Hay que hacer un reconocimiento a su presencia», dijo.

Y añadió: «Quiero agradecerle y reconocerle al Congreso que haya reconocido y ponderado a quien ganó el concurso público de méritos. Este fue un proceso profundamente traumático y difícil. De manera especial, quiero hacer una mención a la bancada del Centro Democrático, pues se deben escuchar a todos los sectores».

«Desde que me dirigí al Congreso por primera vez, he manifestado el principio de independencia frente al Gobierno y el legislativo, y no se descarta un principio de colaboración armónica que existe y no es inventado y está en el artículo 113 de la Constitución Política. Un gobierno no puede tener una Contraloría abyecta. No la necesita, un gobierno debe tener una Contraloría independiente que le permita realizar su acción de gobierno», manifestó.

Hizo un llamado al Congreso, pues considera que  «urge un estudio a fondo, respecto al funcionamiento y al sistema de control fiscal en el país. Se realizó una reforma que otorgó poderes bastante fuertes a la Contraloría General. Un control preventivo que ha sido confundido con el control previo que consagraba la Constitución de 1991 y un control preventivo mal utilizado es un riesgo».

Y recalcó que las Contralorías territoriales y las gerencias de esas oficinas en los departamentos,  «no pueden ser utilizadas como instrumento político para perseguir al opositor».