Las apuestas de La Guajira

Varios temas se mueven en el Gobierno del presidente Gustavo Petro que tienen que ver con el departamento de La Guajira, como el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el país de Venezuela, la nueva Reforma Tributaria, la Sentencia T-302 de 2017, los proyectos eólicos, entre otros.


De restablecerse las relaciones con el país hermano de Venezuela se dinamiza la economía en el Departamento porque se estimula el intercambio comercial como el turístico y cultural.
La nueva Reforma Tributaria está planteando el desmonte del subsidio a la gasolina en los departamentos fronterizos, lo que genera preocupación en el Departamento y requiere de la unidad de los senadores y representantes para evitar que se apruebe, puesto que de alguna manera afecta a la población, especialmente porque el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, insiste que se trata de un beneficio para las mafias.
Además de otras situaciones que siguen sin solucionarse en el tiempo, como el acceso a agua potable, el desempleo, la crisis en la empresa Sama en el municipio de Manaure, el proyecto de la represa del Ranchería que sigue inconcluso.
Esta fotografía requiere entonces que los congresistas guajiros, en una sola voz, remen a un solo lado para lograr un mayor interés del Gobierno nacional en la búsqueda de soluciones a esas circunstancias que impiden que los guajiros gocen de una mejor calidad de vida.
Los congresistas están llamados a trabajar de la mano con las organizaciones, entre ellas la Cámara de Comercio y la Universidad de La Guajira para identificar los proyectos que deben incluirse en el Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026.
Y es precisamente en ese relacionamiento donde se podrían priorizar esos proyectos macro, trabajando el presente, pero proyectando el futuro para que despojados de cualquier interés determinen cuáles serían los más convenientes que permitan mostrar un Departamento de avanzada.
Esta es una nueva oportunidad en un Gobierno nacional que está apostando a lo social, al crecimiento del ser, a que todos y todas gocen en sus territorios de una mejor calidad de vida.