Luis Mendoza Martínez, de vendedor de golosinas a negociador internacional

Luis Ricardo Mendoza Martínez, un joven riohachero, que a simple vista irradia carisma y tiene siempre una sonrisa a flor de labios, la misma que utilizó para atraer clientes cuando vendía las golosinas que le ayudaron a costear su carrera universitaria.

Su gran esfuerzo y perseverancia hicieron que logrará uno de sus mayores anhelos: graduarse del pregrado de Negocios Internacionales en la Universidad de La Guajira.

Para compartir su alegría y como un hecho simbólico, el graduado tomó el pasado 19 de agosto de 2022 su título con un caja de dulces, lo que llamó la atención de todo el recinto durante la ceremonia.

“Recibí el diploma con las gomitas porque evoqué la persona que era hace 5 años, esa persona humilde y alegre que le endulzaba los ratos a los estudiantes antes de iniciar un examen o irse para sus casas”, expresó el hoy negociador internacional.

El factor económico era una de las barreras que le impedían lograr su propósito y solventar las necesidades básicas como las fotocopias, alimentación y transporte; situación que le despertó el interés de emprender y comercializar sus productos para salir adelante.

“Todo empieza por una necesidad. Cada día era la aproximación a lo que quería ser como profesional”, añadió.

A partir de ese momento, pensó que vender dulces era una oportunidad para subsanar por lo menos una parte de lo que necesitaba en la universidad. Inició su actividad con una caja de caramelo, donde hoy recuerda que tenía un costo de 400 pesos por unidades  y a medida que pasaban los meses logró invertir la ganancia obteniendo más variedades de golosinas.

Pasó el tiempo y Luis se ganaba el reconocimiento de los estamentos de Uniguajira,  pero llegó la pandemia del Covid-19 y lo afectó, porque fueron dos largos años sin poder obtener ese sustento. Sin embargo, no fue un motivo para suspender sus estudios, pues con fortuna, la institución decidió de forma pionera en el país, garantizar matrícula cero para su población estudiantil.

Fue entonces cuando a partir de esta novedad Mendoza Martínez siguió en el mundo del emprendimiento y le apuntó a su segunda idea de negocios: la venta de zapatos de manera virtual. Así cumplió con el 100% de los créditos académicos.

Con toda su experiencia de vida, Luis Ricardo no dudó al momento de su graduación agradecerle a Dios, a sus padres, a las personas que lo apoyaron y a su Alma Mater, por el aprendizaje y formación como profesional, donde actualmente se proyecta adelantar estudios de posgrado.

Paola Vanegas Pérez directora del programa de Negocios Internacionales, indicó que Luis Ricardo Mendoza siempre se destacó por participar en actividades que se realizaban desde la facultad y era organizador de ellas. “Es un joven que va más allá de lo que se le pide, además es competente en su profesión ya que convence a sus clientes para la compra de productos”, concluyó.