Luces rojas y verdes para los que caminan distraídos viendo su celular

Hong Kong implementó un sistema de advertencia con luces rojas y verdes que iluminan directamente a los peatones para evitar que crucen las calles cuando el tráfico está en marcha.

Esta medida, que estará en periodo de prueba durante seis meses, es la solución adoptada por la ciudad semiautónoma para los viandantes tan absortos en las pantallas de sus teléfonos móviles que no tienen percepción de sus alrededores.

Es por eso que el departamento de transporte de la antigua colonia británica ha instalado en siete cruces de la urbe un sistema de luces LED que refleja directamente en el suelo tonalidades rojas y verdes para avisar de cuándo es seguro o no pasar de un lado a otro de la acera.

“La luz roja reflejada desde el suelo o el dispositivo móvil puede servir para recordar a los peatones, especialmente a los que miran sus celulares, que no deben cruzar la calle cuando el símbolo del ‘hombre rojo’ está encendido”, afirmó el departamento.

Si el período de prueba de medio año es considerado tras su pertinente estudio un éxito, el sistema se implementará de manera más amplia en distintos pasos de la ciudad.

Esta medida es solo una más de las que se han empezado a estudiar en otras ciudades del mundo, como en Sidney o Seúl, de cara a evitar más accidentes con los peatones.

Hong Kong, con sus 7,4 millones de habitantes, multa con 2.000 dólares hongkoneses (255 dólares estadounidenses; 256 euros) a los caminantes imprudentes, hecho que no ha evitado que se registraran siete muertes de peatones en cruces de enero a junio del presente año, según datos del departamento de transporte.

Un estudio realizado por BMJ ha demostrado que la «distracción de los peatones», entre las que se incluyen las causadas por el uso de teléfonos inteligentes, es uno de los factores de entre el 12 y el 45 % de las muertes de viandantes en la carretera.

Las estadísticas también muestran que, en todo el mundo, alrededor de 270.000 peatones mueren en las calles cada año, lo que representa una quinta parte de todas las muertes en carretera a nivel mundial.