Polémica propuesta del presidente de Fedegán de crear “un grupo de ganaderos de reacción solidaria inmediata”

“Para mis paisanos en el sur del Cesar, un abrazo cordial, saben que los quiero y cuídense que vienen tiempos difíciles, vamos a organizar allá un grupo de ganaderos de reacción solidaria inmediata, para que cuando haya perturbación en la propiedad, inmediatamente todo el mundo acuda a apoyar al ganadero afectado, a todos un abrazo”.

Estas declaraciones del presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, han generado polémica, siendo interpretadas como una propuesta para la creación de grupos armados para defender la propiedad privada, a propósito de las invasiones de tierra que se vienen presentando en varios departamentos por parte de comunidades.

Su planteamiento fue respaldado por algunos que lo consideran legal y ajustado al Derecho, y criticado por otros que lo comparan con lo que fue el inicio de las Convivir, vistas como el comienzo del paramilitarismo en Colombia.

Ante las reacciones en contra, el dirigente gremial salió a explicar lo que significa su propuesta.

“Nuestra iniciativa es jurídica, comunicacional y 100 % pacífica”, manifestó, al tiempo que agregó que “no está pidiendo permiso” para la creación del grupo. Por el contrario, dijo que se trata “de una acción completamente legal”.

“Pero es que yo tengo la obligación, por mandato de mis agremiados, de protegerlos, yo soy vocero de ellos y qué tal que Fedegán se quede absolutamente silencioso frente a los atropellos que cometan con los propietarios de tierras en las diferentes regiones del país”, añadió el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos.

Reiteró que es necesario crear estos grupos ante los problemas que han tenido algunos dueños de tierras en el país.

De igual forma, el representante de los ganaderos señaló que ninguna persona que haga parte del proyecto que propone, podrá usar algún tipo de arma que pueda afectar a la comunidad, a su vez, no podrá ejercer ninguna actividad enfocada en suplir la intervención de las autoridades o algún delegado que represente a la institucionalidad.

Puso como ejemplo de reacción solidaria, lo ocurrido recientemente en un intento de invasión de tierras en Valledupar.

“Debió ser emocionante para el propietario (del predio) ver que, muy rápidamente, no solo sus vecinos, sino desde Valledupar y de municipios cercanos, aparecieron más de 80 vehículos con ganaderos que no llegaban con ánimo retador ni violento (contra los invasores), sino a decir ‘aquí estamos’, para acompañarlo solidariamente y para apoyar con su presencia a las autoridades. Los ocupantes abandonaron el predio pacíficamente porque frente a la civilidad de los ganaderos y a la acción asertiva de las autoridades, sencillamente (…) la violencia se doblega”.

Por último, llamó la atención al Gobierno nacional ya que las personas del campo se sienten “desprotegidas”.