La visita del presidente

Durante varias horas el presidente de la República, Gustavo Petro, estuvo en el municipio de Uribia, dialogando con las familias wayuú acompañado de varios ministros, para trabajar alrededor de la Sentencia T-302 de 2017, que busca garantizar el acceso a la salud, agua potable y seguridad alimentaria a los niños y jóvenes de los municipios de Riohacha, Maicao, Manaure y Uribia.

En su intervención, el mandatario de los colombianos dejó claro que no existen los suficientes recursos para empezar a dar cumplimiento a la sentencia. “Si el presupuesto no existe para la sentencia, vamos para un desacato”.
También expresó que el proyecto de presupuesto 2023 está en las primeras etapas de discusión y se acerca la definición del monto en el Congreso “De cara a esta sentencia, ¿están los recursos allí? Esa sería una pregunta”, que tiene que resolver el Legislativo, según el presidente.
Es decir, el Congreso será fundamental para la consecución de los recursos que se requieren para hacer realidad la Sentencia T-302 de 2017, de acuerdo con el mandato de la Corte Constitucional.
A partir de allí inicia entonces una nueva tarea, y es tener claridad de los recursos que se requieren para cumplir con la sentencia en todo lo que la exigieron los magistrados de la Corte Constitucional, para proteger la vida de los niños y niñas wayuú de cuatro municipios del norte de La Guajira.
Es una labor que debe realizarse con toda la seriedad del caso y que requiere de la unidad de todos los congresistas de La Guajira, pues cada uno de ellos tienen mucho que aportar desde sus distintos roles y es una prueba para dejar a un lado los egos y el deseo de protagonismo que nada bien hace cuando se trata del bien colectivo.
En este aspecto, es también fundamental reconocer los avances que se han tenido que a lo mejor no son muchos, pero muy seguramente se podrán rescatar algunos que ayudará a tomar las decisiones que se requieren a partir de este momento.
El presidente Gustavo Petro fue claro, los recursos serán priorizados para los temas centrales que exige la sentencia y que son necesidades sentidas del pueblo wayuú como la educación, el agua potable y la salud, en especial para los niños guajiros.
Esperemos entonces que este nuevo gobierno, si encuentre la salida a la implementación de la Sentencia T-302 de 2017, sin olvidar que la Corte considera que la solución a la crisis de desnutrición de los niños y niñas wayuú requiere que todas las entidades públicas superen los prejuicios y los estereotipos étnicos.