Mafias contratan incautos y migrantes para invadir fincas: presidente de Fedegán

El pasado lunes 12 de septiembre por la mañana, en varios medios de comunicación nacional el alcalde Plato, Magdalena, Jaime Peña Peñaranda, confirmó que un grupo de personas ha estado hostigando a propietarios y señalizando en los predios lo que parece ser la repartición de las parcelas.

Casi al mismo tiempo, propietarios de una finca en Tucurinca, denunciaron que 50 personas expulsaron a los trabajadores y se apropiaron del lugar, dividiéndose entre todos, las 23 hectáreas del pequeño predio.

Ante la inminencia de una invasión, la Alcaldía de Plato en el desarrollo de un Consejo de Seguridad con autoridades policivas y militares, puso en marcha una estrategia que consta de 11 medidas.

El burgomaestre hizo un llamado a los Gobiernos Nacional y Departamental para que trabajen en sinergia y evitar que aumente el número de personas y se genere una invasión a gran escala imposible de contener, pero hasta la fecha no ha obtenido respuesta de Carlos Caicedo, gobernador del Magdalena ni del presidente Gustavo Petro.

Fedegán emplazó a las autoridades

La que sí se pronunció fue la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán). A través de un comunicado de prensa, se unió al llamado a las autoridades administrativas y Fuerza Pública para proteger el patrimonio de los productores de la subregión centro y demás zonas del departamento del Magdalena afectadas por las ocupaciones ilegales.

“Se presentan casos en Plato y Tucurinca (Magdalena) en donde las afectadas son familias ganaderas de tradición, dedicadas desde hace varios años a la producción pecuaria, generando empleo y desarrollo en sus zonas de influencia”, puede leerse en uno de los apartes del mencionado pronunciamiento gremial.

José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de Fedegán, requirió al gobernador del Magdalena, Carlos Eduardo Caicedo, y a los alcaldes de los municipios en donde están los predios para que brinden apoyo oportuno a los ganaderos afectados y tomen medidas para prevenir estos actos que ponen en riesgo la propiedad privada de los productores.

“Como ganaderos, estamos prestos para acompañar a las autoridades civiles, a la Fuerza Pública y a los ganaderos, de manera pacífica, cuando se presenten situaciones de ocupación ilegal de fincas. No podemos permitir que el trabajo y el patrimonio de nuestros productores estén en riesgo”, manifestó el dirigente gremial.

Lafaurie Rivera pidió también a la Policía Nacional vigilancia a los ganaderos y sus terrenos para que se garantice la integridad tanto de los propietarios como de los trabajadores.

“En algunos casos, los ocupantes llegan pidiendo las llaves de las fincas, de las viviendas, queman los cultivos, sustraen animales y levantan cambuches”, explicó el presidente ejecutivo de Fedegán.

Así mismo, reiteró la invitación a los ganaderos del departamento y de todo el país para brindar apoyo pacífico con presencia solidaria, cuando se presenten ocupaciones ilegales en las fincas.

Las invasiones son promovidas por mafias

Ante la indiferencia de algunas autoridades nacionales y departamentales, que siguen en silencio mientras el Magdalena empieza a sufrir las afectaciones que tienen en jaque a las zonas más productivas de los departamentos de Cauca, Cesar, La Guajira, Córdoba, Santander, Risaralda Valle, Huila, Córdoba y Atlántico, José Félix Lafaurie denunció lo que considera es una mafia bien organizada, con presupuesto para mantener las invasiones en el tiempo y asesores jurídicos que obtienen jugosos dividendos por estas actividades abiertamente ilegales.

“Lo de Plato es mucho más concreto, fincas marcadas con aerosol como en una especie de avanzada que se viene haciendo para luego caer otro grupo de invasores en los lugares” comentó Lafaurie Rivera y a renglón seguido envió un mensaje contundente a los que promueven y ejecutan las invasiones y hostigamientos:

“La advertencia es muy clara, aquí hay un grupo, incluso, apoyado con abogados, que promueven este tipo de invasiones, contratan a terceros a los que les dan unas comisiones muy importantes sobre las invasiones y luego terminan vinculando incluso a venezolanos o personas del entorno a los que les pagan 70 mil pesos día para que invadan la finca. A esa gente que no se dejen de alguna manera arrastrar por estos criminales profesionales de la invasión y es un mal negocio porque los vamos a reseñar a todos y los vamos a judicializar”, dijo.