Recordando a ‘Leandro’ Díaz

La cultura tiene de moda al departamento de La Guajira y no es para menos con la novela de la vida del maestro ‘Leandro’ Díaz, interpretado por el cantante Silvestre Dangond, quien demostró también sus dotes de actor.

La producción de la cadena RCN, cuenta la trayectoria del maestro ‘Leandro’ Díaz, un grande de la composición y un símbolo de la música vallenata que veía con los ojos del alma.
Leandro nació un 20 de febrero de 1928 en la vereda de Alto Pino, zona de Lagunita de la Sierra, ubicada dentro de los límites de Barrancas, pero fue criado en el municipio de Hatonuevo, murió en la ciudad de Valledupar el 22 de junio de 2013.
‘Leandro’, ciego de nacimiento, logró escribir más de 350 composiciones. A la edad de cinco años comenzó a cantar y a los 17 creó su primera composición.
“Yo no le puedo negar que he sufrido de tristeza. Hace muchos años me pregunté ¿para qué me tiene Dios aquí en la tierra si no puedo ver? Pues para componer. Y si Dios no me puso ojos en la cara, fue porque se demoró lo suficiente colocándolos dentro de mí. Desde entonces, todo lo que describo en mis canciones lo veo así: con los ojos del alma”, declaró, en una oportunidad, a la revista Festival de la Leyenda Vallenata.
De sus composiciones muchas como ‘Matilde Lina’, uno de los personajes centrales de la novela, además de la ‘Diosa Coronada’, ‘La Historia de un niño’, ‘Palo e’ Mango’, hacen parte de la producción de la novela y también del trabajo musical de Silvestre Dangond.
Gracias, maestro ‘Leandro’ Díaz, por todo ese legado musical que le dejó a su tierra, a su gente y especialmente a su familia porque no es nada fácil entregar más de 350 composiciones, cantándole al amor, a la naturaleza, a la vida, en fin, a cada situación que vivió.
Hoy se revive su recuerdo cuando Silvestre Dangond, otro grande de la música vallenata lo interpreta, colocando a La Guajira en el concierto nacional, por el talento innato de quienes desde sus distintos roles aportan a la cultura.
Y como dice el propio Silvestre “no se imaginan la emoción, alegría y orgullo que siento”.