Asociación Sumainichi plantea propuestas al Gobierno nacional para salvar la empresa Sama

Tres propuestas plantea la Asociación de Autoridades Tradicionales indígenas wayuú del área de influencia inmediata de las Salinas de Manaure, Sumainichi, para salvar a la empresa Sama de la crisis económica en que se encuentra y que la mantiene a un paso de la liquidación.

La asociación, a través de su representante legal, Elmer Altamar Gómez, envío el documento ‘Agenda Wayuú’, a la senadora Aida Abello Esquivel, al ministro del Interior, Alfonso Prada, al consejero Presidencial para las Regiones, Luis Fernando Velasco, y al presidente de la Comisión de Monitoreo de la Comisión de la Verdad, Armando Valbuena Gouriyu, en donde le dan a conocer  los tres posibles escenarios que se pueden analizar para tomar una decisión concertada para el salvamento a la empresa Sama.

En la agenda, le anuncian al Gobierno nacional el traslado de las autoridades tradicionales wayuú a la ciudad de Bogotá, sin embargo, desisten por el momento entendiendo que solo van 40 días de trabajo del nuevo Gobierno, replanteando el traslado para el próximo 31 de octubre de este 2022 concentrándose en la Plaza Bolívar el 1 de noviembre.

La asociación expresa que inicialmente se deben conocer los alcances del Acuerdo del 27 de julio de 1991, el desarrollo del Acuerdo de 1995, la Sentencia T-007 de 1995 y Ley 773 de 2022, la escritura 135 de 2004 de la Notaría Única de Uribia, funciones del comité interinstitucional de vigilancia, decretos y nulidades, contratos fiduciarios y sustitución patronal Sama.

En el documento, la asociación expresó que se requiere construir una agenda nacional y territorial para establecer unos diálogos genuinos y de manera concertada dar solución definitiva a los acuerdos pactados, cuyo espíritu es dar solución a una condición social venida abajo y deteriorada al pasar de los años por el ausentismo estatal y gubernamental, lo que conlleva a la tasa de mortalidad de niños más alta de Colombia, una alta desnutrición de adulto mayor, jóvenes y niños, una creciente drogadicción en la población juvenil y otras situaciones que se presentan e impiden un verdadero desarrollo económico y social al interior de las comunidades.

Las propuestas

En el escenario mediático dan cuenta de una empresa de economía mixta con una participación de las comunidades wayuú con un 76% de las cuotas sociales, creada por Ley de la República, con unas características muy especiales. La empresa fue pactada en el acuerdo del 27 de julio de 1991, como la solución para resarcir los daños ocasionados a las lagunas naturales, San Juan y San Agustín, cuando fueron utilizadas para la ampliación de las salinas. La idea principal es la de crear un esquema socio-económico en beneficio a las comunidades indígenas dueñas del territorio afectado por las salinas (Ifisalinas).

Se hace necesario y como una obligación cumplir con el acuerdo firmado entre la Nación y la comunidad wayuú, dueñas de territorio.

Advierten que actualmente la sociedad Salina Marítima de Manaure, Sama Ltda, atraviesa una crisis económica, en gran parte a las anteriores políticas gubernamentales que no dejaron o no permitieron realizar una operación de la empresa óptima, confiable y con autonomía administrativa, realidad palpable.

Aquí se plantea un plan estratégico con las siguientes metas:

Capacidad de producción

Para garantizar una producción mínima de 500.000 al año dentro de los primeros 3 años, se debe prestar a Sama Ltda los siguientes elementos necesarios, como un salvavidas que podrían estar alrededor de los $7.000.000.000, sea en dinero en efectivo o en equipos como tres buldócer con oruga, cargadores frontales,  motoniveladora,  retroexcavadora, vibrocompactador, carro canasta, volquetas, vehículos tipo campero, vehículos tipo estaca, carrotanque, suministro de bombas y accesorios para las estaciones de bombeo.

Garantía para la comercialización

Indican que las Salinas de Manaure solo están suministrando al mercado nacional alrededor de 150.000 a 200.000 toneladas año; esto representa un porcentaje del 15 % al 20% del mercado nacional, un promedio muy bajo, para una empresa con unas altas exigencias sociales y económicas.

En estos momentos advierten que existe un cálculo de producción de alrededor de 600.000 toneladas, que estarían en disposición de ponerlas en el mercado nacional en un año, teniendo en cuenta que el consumo nacional es de 1.000.000 en un año, aproximadamente.

Para colocar en un sitial a las Salinas de Manaure, se requiere lo siguiente:

Tramitar ante el Congreso la ley para bajar las regalías de la sal. Bajar el costo de producción a 20.000 toneladas. Garantizarle a Sama Ltda un piso como mínimo de unas 500.000 toneladas al año para comercializar en el mercado nacional. Generar las condiciones óptimas para la comercialización de la sal, tipo exportación. Mercado este que aún no se ha podido atender, existiendo interés por parte de potenciales clientes. Terminar o limitar las importaciones y excepciones arancelarias que hoy tienen la sal de ese tipo.  

Escenario optimista

Se hace necesario la puesta en marcha de las estrategias necesarias, alianzas público-privadas o estratégicas, teniendo en cuenta que para llegar a la capacidad instalada de la empresa para producción de sal y refinar y transformar se requiere de toda la zona concesionada en óptimas condiciones. Se haría necesario la optimización de las salinas y del municipio.

“Este escenario contiene un elemento importante y vital para comunidades indígenas en el entendido que con ello si lograse establecer la ruta definitiva y concluyente para el cumplimiento del acuerdo y la continuidad para un desarrollo sostenible y autónomo, enmarcado en parte a la recuperación de nuestras instituciones wayuú y mantener o recatar nuestros usos y costumbre y de esta manera poder vivir sabroso en una paz total”, especifican en el documento.