Corpoguajira liberó siete monos aulladores en la reserva Buen Ejemplo, en Mingueo

Después de varios meses de rehabilitación, la Corporación Autónoma Regional de La Guajira, (Corpoguajira), liberó siete monos aulladores, los cuales habían sido víctimas del tráfico ilegal de fauna.

La liberación se hizo en la reserva Buen Ejemplo, un proyecto de la sociedad civil que se ejecuta en el corregimiento de Mingueo, municipio de Dibulla, donde los animales podrán estar en su hábitat natural, para garantizar así su reproducción y conservación.

Germán Sánchez Ariza, profesional de fauna en el grupo de Ecosistemas y Biodiversidad de la Corporación, quien lideró la actividad, precisó que algunos de estos monos fueron rescatados por la Policía Nacional y otros entregados por quienes los tenían en cautiverio.

“Los monos estuvieron durante varios meses en el Centro de Atención y Valoración de la Fauna Silvestre de Corpoguajira, donde les enseñamos a comer la oferta alimenticia que pueden encontrar en su hábitat y donde establecieron un entorno de comunidad. Con base en esto, se tomó la decisión de liberarlos en esta reserva para que tengan la oportunidad de establecerse en su propio territorio”, señaló.

Indicó que, dentro del grupo liberado, se encontraba una mona aulladora que fue rescatada por Corpoguajira en junio de este año, cuando recorría las casas y establecimientos comerciales del centro histórico y el barrio Arriba de Riohacha y la cual había sido bautizada por la comunidad como Pepa.

Sánchez afirmó que Pepa es un caso emblemático y que estuvo cerca de ocho meses por ese sector causando temor en algunas personas y asombro para otras, que admiraban su majestuosidad y belleza.

“Ella por su tamaño, desarrollo y comportamiento se identificó como la líder de la manada, aunque quizás en libertad eso cambie hasta que aparezca un macho dominante”, añadió el funcionario.

Sobre el mono aullador, explicó que esta es una especie representativa de La Guajira, que se puede encontrar principalmente en la ribera del río Ranchería, donde afortunadamente existe aún un bosque de galería, aunque también tiene presencia en la Sierra Nevada, en la Serranía del Perijá y en Montes de Oca.

Corpoguajira recuerda a la comunidad que mantener animales en cautiverio es un delito y hace un llamado para que aquellas personas que los tengan, los entreguen voluntariamente para brindarles la oportunidad de regresar a su hábitat natural.