Un paso importante, mitigar el aumento desmedido de las tarifas de energía

Por Pedro Flórez, Senador de la República

Las medidas adoptadas por el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Minas y Energía, sobre bajar las tarifas de energía eléctrica es un paso importante para mitigar el aumento desmedido de las tarifas.

Es el inicio de un camino, donde el usuario sea el centro de una política pública de calidad en el servicio, y accesible en materia de precio. Es una respuesta que muestra el interés y preocupación genuina del Gobierno por solucionar esta problemática que viene de años atrás, donde los gobiernos pasados no le dieron solución.
Esta decisión anunciada por la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, muestra el sendero del diálogo y la concertación para generar acuerdos que se reflejen en el bienestar de Colombia.
Para el Caribe, este compromiso del nuevo Gobierno representa el principio de una solución, pero aún hay que seguir trabajando, por ejemplo, que en la costa Atlántica el aumento de las tarifas de energía supera el 40% generando una crisis energética que ha llevado a empresarios y comerciantes a cerrar sus negocios, a las familias a tener que elegir entre comer o pagar el recibo de la energía, quitándoles calidad de vida.
Una investigación reciente realizada por Fundesarrollo y Frontier Economics destacó que los departamentos más afectados por las alzas en las tarifas han sido Atlántico, Córdoba y César. Dicha investigación arrojó que durante el periodo de octubre 2020 y finales de 2021, 11.000 hogares en el país ingresaron a la condición de pobreza monetaria; donde e 39% corresponde a familias del Caribe.
Los acuerdos a los que llegaron el Ministerio de Minas y Energía y la Comisión de Regulación de Energía, Gas y Combustibles (Creg), representan en este momento el mayor avance hacia la solución del problema, que los anteriores gobiernos no lograron; pero debe darse un capítulo especial de tratamiento al Caribe, donde se requieren mayores medidas diferenciales; porque la solución al problema debe responder a revisar los acuerdos pasados que aún están vigentes, como por ejemplo: la negociación que se hizo en su momento entre el Gobierno y Electricaribe, que hoy no es conocida, y que de una manera u otra influye en el cobro de las altas tarifas, en el sistema energético colombiano. Eso hay que contarlo, eso no puede seguir siendo oculto, es una forma de reivindicar a los usuarios de esta zona del país; porque los usuarios no pueden seguir pagando por las pérdidas técnicas, como el robo de energía.
Ante la crisis energética que vive el país, la Comisión de Energía y Gas (Creg) es la responsable en el incremento injustificado de las tarifas en los recibos de energía; teniendo en cuenta, que ellos aprobaron en las resoluciones 24, 25, 78 y 79 de 2020, autorizar a Afinia y Air-e la realización de un cobro retroactivo por pérdida de energía, llevando a los usuarios que no roban energía a pagar por los que roban, un acto injusto para la ciudadanía honesta. Por lo tanto, la Creg debe ser intervenida por el Gobierno, y los acuerdos en bajar las tarifas no deben detener esta intervención.
Asimismo, en la búsqueda de la solución definitiva, la comunidad afectada debe participar de este proceso, y hay que escucharla; por lo tanto, desde la Comisión Sexta, a la cual pertenezco, he extendido una invitación a la Mesa Técnica de Servicios Públicos para que asista a la próxima sesión de dicha comisión, que es donde se debaten los temas de servicios públicos domiciliarios, y presenten su diagnóstico y propuestas de solución a esta crisis energética que se vive en Colombia.
Me uno a la marcha en contra de las altas tarifas de energía eléctrica, la cual se llevará a cabo el próximo 29 de septiembre en Barranquilla. Hay que seguir avanzando, no desde un Pacto por la Justicia Tarifaria, sino desde un Pacto por la Justicia Energética.