Recluso de la cárcel ‘La Tramacúaֹ’ se cosió la boca para exigir traslado a Ibagué

Jhon Kéneber Cárdenas Murillo, preso en la cárcel de mediana y máxima seguridad de Valledupar ‘La Tramacúa’, se cosió la boca  para iniciar una huelga de hambre.

La protesta del recluso, sindicado de ser jefe de sicarios de una temida banda del Tolima, pide ser trasladado a la cárcel de Ibagué, de donde es oriundo. 

Cárdenas Murillo cumple condena desde 2018, en el centro reclusorio de Valledupar. Desde ese momento ha solicitado el trasladado a su lugar de origen, argumentando que su vida corre peligro debido a que varias veces han intentado asesinarlo.

La abogada defensora de Cárdenas, explicó que su  cliente se siente inseguro en el pabellón 12 de la cárcel de Valledupar. Por lo tanto, pide ser trasladado a la cárcel La Picaleña. 

«Se siente desesperado y desamparado por el aparato judicial y constitucional puesto que las condiciones fácticas y jurídicas han sido poco diligentes por parte de la Dirección Nacional del Inpec», expresa en un comunicado.

De igual manera pide sanciones en contra del Inpec, por negarse a las pretensiones de traslado que pide su representado.